Noticias

Se espera que tres millones de israelíes se infecten con el virus


Agencia AJN.- Un destacado experto en salud que asesora al gobierno predijo el domingo por la mañana que uno de cada tres o cuatro israelíes se infectará con la variante Ómicron en las próximas tres semanas, advirtiendo que la mayoría no sabrá que se infectó porque el país se está quedando rápidamente sin kits de pruebas.

El primer ministro de Israel, Naftali Bennet, afirmó que el gobierno está tratando de encontrar soluciones en medio de las enormes colas en los centros de testeos, mientras que algunos funcionarios de salud dicen que la inmunidad de grupo Ómicron es el resultado más probable de la ola actual.

Los centros de testeos de todo el país se vieron inundados de grandes multitudes el domingo, ya que miles de israelíes hacían cola para someterse a las pruebas, y muchos esperaban durante horas para ser sometidos a ellas.

Las cifras del Ministerio de Salud publicadas el domingo por la mañana mostraban que el sábado se confirmaron 4.197 nuevos casos, una cifra que representa una reducción de las pruebas durante los fines de semana, con una tasa de resultados positivos que ascendió al 4,57%. Los contagios diarios en Israel han pasado de menos de 1.000 nuevos casos hace unos 10 días a casi 5.500 el viernes, y los casos activos casi se han triplicado en una semana hasta alcanzar los 31.958. El total de infecciones confirmadas desde el inicio de la pandemia se acerca a 1,4 millones.

Sin embargo, los casos graves han experimentado un aumento mucho más moderado, pasando de 77 el 22 de diciembre a 110 el domingo. El número de muertes se mantuvo en 8.244. Desde el 21 de diciembre se produjeron cuatro muertes relacionadas con el COVID en el país.

El primer ministro Naftali Bennett dijo el domingo al comienzo de la reunión semanal del gabinete que pronto habrá decenas de miles de contagios diarios. Celebró las amplias restricciones de viaje impuestas en las últimas semanas, diciendo que retrasaron la llegada de Ómicron y permitieron a Israel estudiar los brotes en Sudáfrica, Gran Bretaña, Estados Unidos y otros lugares, efectivamente «viendo el futuro».

«Nuestro objetivo es siempre el mismo: permitir que la economía funcione lo más plenamente posible, protegiendo al mismo tiempo a los más vulnerables de entre nosotros», dijo Bennett.

Bennett sugirió que Israel podría tener que cambiar el criterio de quién puede someterse a un test debido a la escasez de kits de pruebas, un fenómeno que, según dijo, se está produciendo en todo el mundo.

En un informe oficial entregado al gabinete de coronavirus y en una serie de entrevistas con los medios de comunicación, el profesor Eran Segal, del Instituto Weizmann, estimó que entre 2 y 4 millones de la población total de Israel, que es de unos 9,5 millones, acabarán contrayendo Ómicron, pero el número de casos graves simultáneos no superará el récord actual de aproximadamente 1.200.

Segal instó a los israelíes que no han recibido sus vacunas de refuerzo a que las reciban, retuiteando nuevos datos británicos que muestran que la tercera vacuna aumenta la protección contra la hospitalización por Ómicron del 52% al 88%.

En declaraciones a la Radio del Ejército, Segal dijo que «a partir de un determinado momento -20.000 o 30.000 infecciones al día- nos olvidaremos de las cifras porque no tenemos suficientes pruebas. El aparato de testeos ya está colapsado».

«Lo que ocurrirá, como lo que está ocurriendo en todo el mundo, es que las restricciones que en cierto modo funcionaron [contra otras variantes] simplemente serán ineficaces contra Ómicron, y el freno sólo llegará cuando casi todos los que podrían contagiarse lo hagan», dijo a Ynet, prediciendo que eso llevaría unas tres semanas antes de que las cifras empiecen a bajar.

Aunque no mencionó el término «inmunidad de rebaño», la predicción parecía coincidir con la observación hecha el domingo por el director general del Ministerio de Salud, Nachman Ash, de que Israel podría alcanzar la inmunidad de rebaño, aunque a costa de muchos contagios.

El modelo es similar a la política adoptada por Suecia en las primeras fases de la pandemia, que pretendía mantener la economía abierta mientras mantenía aisladas a las poblaciones vulnerables. Aunque esto provocó un exceso de muertes y fue abandonado por Estocolmo, los expertos afirman cada vez más que esta política podría funcionar mejor ahora que disponemos de vacunas y del Ómicron, más suave aunque mucho más infeccioso.

Mientras tanto, expertos del Instituto Gertner y del Instituto Tecnológico Technion-Israel presentaron varios escenarios al ministro de Salud, Nitzan Horowitz, a los funcionarios del Ministerio de Salud y a los directores de los hospitales, el más extremo de los cuales hacía que el 99% de la población israelí contrajera Ómicron.

Incluso en ese escenario, que requeriría que el número de reproducciones R -que actualmente es de 1,84- llegara a 3, no se predijo que el número de casos graves aumentara de forma similar. En una predicción optimista, habría entre 1.250 y 1.750 pacientes graves -sólo ligeramente por encima del récord actual- y en un escenario más pesimista se producirían entre 2.000 y 2.750 casos de este tipo, lo que supondría una enorme presión para el sistema sanitario.

Los hospitales han dado la voz de alarma, afirmando que, si bien en las anteriores oleadas el sistema logró atender 1.200 casos graves simultáneos, esta vez el personal ya está sobrecargado debido al brote de gripe existente y al creciente número de funcionarios en cuarentena.

Fuente: The Times of Israel





Source link

Request your prayer!