Noticias

La mayoría de los pacientes graves son menores de 60 años que no se vacunaron


Agencia AJN.- Todos los pacientes con coronavirus en condiciones graves en Israel que están actualmente conectados a máquinas de derivación cardíaca y pulmonar tienen menos de 60 años y no están vacunados.

La Asociación Israelí de ECMO afirmó que todos los pacientes graves que actualmente están conectados a máquinas ECMO (soporte vital extracorpóreo) no habían sido vacunados.

Los datos también encontraron que a todos los que murieron después de ser conectados a la máquina, no habían recibido las vacunas.

La ECMO se ha utilizado en casos especialmente críticos de coronavirus desde los primeros días de la pandemia. Aproximadamente la mitad de todos los pacientes colocados en la máquina murieron a pesar del tratamiento debido a la gravedad de sus síntomas.

Unos 31 pacientes no vacunados se han sometido a ECMO desde el inicio de la actual cuarta ola y cinco han muerto desde entonces, todos menores de 60 años.

Seis pacientes mayores de 60 años también fueron conectados a la máquina en algún momento, pero habían recibido la vacuna cuatro a seis meses antes de la hospitalización y pudieron dejar la ECMO por sí mismos.

El presidente de la Asociación Israelí de ECMO, el Dr. Yigal Kasif, dijo que los datos demostraron que los pacientes no vacunados sufren síntomas de COVID más graves.

“Estos pacientes en el grupo de edad de 40 a 60, que son tratados con las máquinas ECMO, mueren, mientras que los pacientes mayores, incluidos algunos con afecciones subyacentes que habían sido vacunados, sobreviven”, destacó.

“Los médicos que tratan a pacientes con ECMO han expresado su frustración por esas cifras irrefutables”, dijo.

El tratamiento se produce en la etapa más crítica de COVID-19, cuando el sistema respiratorio del cuerpo se ve más afectado.

“Las vacunas protegen de la muerte relacionada con el COVID y de la necesidad de ser tratado con ECMO. Cualquiera que nunca haya presenciado a un paciente con un virus gravemente enfermo en la máquina no puede entender la dificultad”, dijo.

“Estas son personas que trágicamente no pueden ni siquiera despedirse de sus familias en sus últimos días”, afirmó.

Un hombre de 48 años y una mujer de 51 años, ambos sin vacunar, fueron los últimos pacientes en ser sometidos a ECMO en el Centro Médico Wolfson en Holon.

“Todos nuestros pacientes en ECMO no habían sido vacunados”, dijo el Dr. Arie Soroksky, director de la Unidad de Terapia Intensiva.

“La población más joven no vacunada es especialmente vulnerable a enfermedades graves”, resaltó. “Les damos oxígeno y cuando eso falla, los ponemos en respiradores, pero cuando sus pulmones están demasiado débiles y los respiradores artificiales no son suficientes, los tratamos con ECMO “, explicó.





Source link

Request your prayer!