Noticias

La empresa israelí Beamr recibió un Emmy por su tecnología de compresión de video


Agencia AJN.- AIR, la empresa israelí que está detrás de un eVTOL (despegue y aterrizaje vertical eléctrico) personal recientemente presentado para el mercado de consumo, intenta redefinir la noción de movilidad personal a través de una exploración del área entre los sectores automotriz y aeroespacial.

En una entrevista con NoCamels, el CEO y cofundador de AIR, Rani Plaut, un inversor en serie «con las cicatrices que lo demuestran», dijo que unió fuerzas con el CEO de la compañía, Chen Rosen, que ha trabajado en la aviación toda su vida profesional, incluso con vehículos aéreos no tripulados.

Plaut reconoce que AIR busca implementar un cambio de paradigma: cambiar algo fundamental en el mundo. Sin embargo, es lo suficientemente humilde como para entender que para llegar al objetivo final de normalizar los vehículos voladores como alternativa de movilidad a las carreteras cada vez más congestionadas -y hacer que sea aceptable para una base de personas lo más amplia posible- no se puede realizar un cambio significativo de una sola vez y debe abordarse de forma gradual. Por el momento, las personas que deseen pilotar la nave necesitarán la licencia de piloto más básica, que puede obtenerse con tan sólo 15 horas de vuelo.

El vehículo inaugural de AIR es un eVTOL biplaza totalmente eléctrico que ofrece una autonomía de 177 kilómetros con una sola carga a velocidades de hasta 250 kilómetros por hora, con un tiempo de vuelo de una hora. El AIR ONE da prioridad a la practicidad cotidiana para los consumidores con alas plegables para facilitar el aparcamiento y su capacidad para despegar o aterrizar en cualquier superficie plana.

Aunque la lista de precios no se dará a conocer oficialmente hasta 2022, las unidades serán personalizables, de forma muy parecida a como quienes compran un coche pueden elegir entre diferentes niveles de equipamiento. AIR aún está perfilando toda la gama de mejoras, algunas de las cuales se basarán en el software, así como la posibilidad de ofrecer más datos en las pantallas de visualización y, como en el caso de los vehículos eléctricos, una mayor autonomía y velocidad máxima.

Con una formación en física y matemáticas y una curiosidad por el funcionamiento de las cosas, Plaut explica que AIR ha adoptado un enfoque lo más completo posible del concepto de vehículo volador, concentrándose en una convergencia de temas.

‘‘Nos hemos centrado en tres aspectos principales: una disposición aerodinámica que aporte simplicidad, es decir, la ausencia de piezas móviles a excepción del motor; el vehículo es muy sencillo y tiene un gran alcance y también hemos hecho hincapié en que tiene que tener una gran eficiencia y maniobrabilidad’’, dijo.

En el corazón de AIR ONE se encuentra el software «fly by intent» de la empresa, que gestiona las funciones complejas y la navegación, de modo que su uso no está restringido a pilotos altamente cualificados y profesionales formados. Otras características de seguridad son un sistema de supervisión basado en la inteligencia artificial que realiza inspecciones frecuentes del vehículo y elimina las listas de comprobación de los pilotos para garantizar la máxima seguridad, incluso para los pilotos con una formación mínima.

Fly by intent se diferencia de fly by wire en que este último es una interfaz electrónica que controla una aeronave. «Fly by intent» permite sistemas de control de vuelo más sencillos. En cierto modo, se comporta como un organismo. ‘‘Si pulsas el stick hacia la izquierda, no es sólo que la aeronave se incline hacia la izquierda, sino que detecta la dirección de desplazamiento que deseas: es como un elemento de inspiración biológica». El otro aspecto del sistema es que existe un breve bucle de retroalimentación y que, tras unos pocos minutos de vuelo, incluso un piloto relativamente inexperto puede sentir que tiene el control total’’, dice Plaut.

‘‘Nuestro punto de vista no es poner una tecnología especial en manos de la gente, sino que evaluamos que el mayor obstáculo que hay que superar es hacer que la gente se sienta cómoda con el vuelo como un concepto de movilidad personal, en lugar de un vuelo comercial de transporte masivo’’, afirma.

Según Plaut, esto es el resultado de cómo hemos sido condicionados durante el último siglo, más o menos, al ver el coche como algo más íntimamente integrado en nuestra forma de vida cotidiana. ‘‘La automoción empezó a desarrollarse a principios de la década de 1880 y la industria aeroespacial a principios de la década de 1900, por lo que la idea de utilizar máquinas para desplazar a las personas por tierra y por aire surgió más o menos al mismo tiempo. En el sector aeroespacial hay que tener en cuenta la altura, el peso y la aerodinámica. La automoción era más barata y relativamente más sencilla, lo que permitía crear líneas de producción. Incluso hoy en día, la cantidad de tecnología que se emplea en un Airbus 380 que transporta 600 pasajeros o en un avión de combate F-35, va más allá de la comprensión de la mayoría de la gente. Aunque es obvio que hay coches de tecnología muy avanzada, cada año se compran más de 70 millones de vehículos nuevos, lo que pone de manifiesto lo bien integrada que está en la vida cotidiana de la mayoría de la gente. Queremos hacer lo mismo con el sector aeroespacial, una migración de tecnología y materiales’’.

Dado que la empresa diseña aviones, ha trabajado muy estrechamente con la Autoridad Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos y la Autoridad de Aviación Civil de Israel (CAA). AIR está en contacto permanente con las autoridades israelíes, aunque todavía espera obtener la certificación en el país. La empresa está construyendo prototipos que volarán a principios de 2022 y espera que los productos acabados sean plenamente operativos en cuatro años. Finalmente, espera construir versiones de dos y cuatro plazas del eVTOL personal.

Entonces, ¿hay algún inconveniente? ‘‘Bueno, estamos buscando contratar’’, comenta con ironía. ‘‘Sólo hay unas pocas personas que tienen la experiencia necesaria en JAVA, Python, etc. Sinceramente, si eres la persona adecuada para nosotros, lo sabrás. Hay herramientas y capacidades muy específicas, y si eres una de esas pocas personas que saben de diseño y construcción de aviones, te daremos la bienvenida para que te unas a nuestro viaje’’.

Fuente: David Brummer, NoCamels





Source link

Request your prayer!