Noticias

La Academia de la Lengua Hebrea elige a “locura” como la palabra de 2021


Agencia AJN.- La chica de Oslo (The girl from Oslo), la nueva serie que llegó el fin de semana a Netflix, es una coproducción entre Noruega e Israel que debutó en abril en territorio noruego y ahora arriba mundialmente vía streaming, para mostrar un relato que mezcla drama y suspenso. Dirigida por Stian Kristiansen y Uri Barbash, y se divide en 10 capítulos.

La serie ubica al público en Oslo, cuando Karl y Alex Bakke (Anders T. Andersen y Anneke von der Lippe) llegan al departamento de su hija, Pía (Andrea Berntzen), para sorprenderla por su cumpleaños, al parecer luego de que la madre tuviera una discusión con la ella.

Sin embargo, en el lugar solo se encuentra la compañera de universidad que vive con Pía, quien les explica que ella viajó hace unos días a Israel. Algo que hace que Alex tome casi de inmediato un vuelo a Jerusalén.

Pero al mismo tiempo se muestra lo que sucede en Sinaí, donde en una de sus playas Pía se divierte con sus amigos israelíes, los hermanos Noa y Nadav Solomon (Shira Yosef y Daniel Littmann), mientras alguien los observa desde la distancia.

Poco después, cuando se dirigen de vuelta a la ciudad, quienes los vigilaban interceptan el taxi en que viajan: un grupo de hombres que dice pertenecer a ISIS, o Estado Islámico, y los toma violentamente como rehenes, luego de matar al chofer del vehículo.

WhatsApp Image 2021-12-22 at 7.34.26 AM

Al mismo tiempo que ocurre ese violento hecho, Alex llega a Jerusalén y visita en el Departamento de Inteligencia israelí a un viejo amigo llamado Arik (Amos Tamam) y le pide ayuda para encontrar el hotel en que se hospeda Pía, ya que no contesta el teléfono celular.

Pronto el Estado Islámico difunde un video que muestra a los jóvenes en su poder, donde piden a Israel la liberación de 12 palestinos, más un hombre acusado de ser terrorista y que está encarcelado en Noruega, Abu Salim (Abhin Galeya), a cambio de no matarlos.





Source link

Request your prayer!