Noticias

Israelíes arrestados en Turquía sería expulsados este viernes


Agencia AJN.- En un discurso pronunciado el jueves con motivo del 17º aniversario de la muerte de su predecesor, Yasser Arafat, Abbas renovó su llamado a la formación de un gobierno de unidad palestino formado por representantes de varios grupos, incluido Hamás. El pedido se produjo en medio de informes que indican que la administración estadounidense, Egipto y otras partes han estado presionando a los palestinos para que pongan fin a la disputa entre la facción de Al Fatah, que gobierna Abbas, en Cisjordania, y Hamás, en la Franja de Gaza, mediante la formación de un gobierno de unidad.

Sin embargo, Abbas subrayó que cualquier grupo que esté dispuesto a unirse al gobierno de unidad propuesto debe comprometerse con todas las resoluciones de la ONU relativas al conflicto árabe-israelí, así como con los acuerdos firmados entre los palestinos e Israel.

«En este doloroso aniversario, el de la muerte del líder mártir Yasser Arafat, renovamos nuestra adhesión a la unidad de nuestro pueblo, y el llamamiento a formar un gobierno de unidad nacional, en el que todas las fuerzas participantes se comprometan con la legitimidad internacional reconocida por la Organización para la Liberación de Palestina, única representante legítima del pueblo palestino», dijo Abbas.

El compromiso con «la legitimidad internacional reconocida» por la OLP se refiere a la aceptación de la solución de dos Estados y el reconocimiento de Israel, además de los Acuerdos de Oslo que se firmaron entre ambas partes en 1993.

En otras palabras, Abbas exige que Hamás reconozca el derecho de Israel a existir y acepte los Acuerdos de Oslo como requisito previo para unirse a un gobierno de unidad palestino.

Hamás, cuyos estatutos afirman que «Israel existirá y seguirá existiendo hasta que el Islam lo borre, como borró a otros antes», no reconoce el derecho de Israel a existir y rechaza los Acuerdos de Oslo y cualquier forma de cooperación con Israel.

El periódico saudí Asharq Al-Awsat, con sede en Londres, informó el jueves de que Estados Unidos y algunos Estados árabes estaban haciendo esfuerzos para alcanzar un acuerdo que permitiera a Hamás unirse a un gobierno de unidad palestino. Según el informe, la idea del gobierno de unidad forma parte de un esfuerzo mayor para lograr una tregua a largo plazo entre Israel y Hamás.

La idea de formar un gobierno de unidad surgió poco después de la decisión de Abbas de suspender las elecciones generales en abril. Abbas dijo que había decidido retrasar las elecciones hasta nuevo aviso debido a la supuesta negativa de Israel a permitir que la votación se celebrara en Jerusalém.

«No es la primera vez que el presidente Abbas propone un gobierno de unidad con todas las facciones palestinas, incluida Hamás», dijo Abdullah, miembro del Consejo Revolucionario de Fatah, el órgano parlamentario de la facción. «Cualquier grupo que quiera unirse al gobierno de unidad debe aceptar las resoluciones internacionales en las que se basa el funcionamiento de la Autoridad Palestina».
Abdullah advirtió que si no se aceptaba la condición de Abbas se produciría un boicot internacional al gobierno de unidad palestino, principalmente por la negativa de Hamás a reconocer el derecho a existir de Israel y la «legitimidad internacional».

En 2007, un gobierno de unidad nacional palestino encabezado por el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, duró sólo tres meses. El gobierno no cumplió las tres condiciones establecidas por el Cuarteto, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas: reconocer a Israel, cumplir los acuerdos diplomáticos previos y renunciar a la violencia.

En 2014, los palestinos volvieron a formar un gobierno de unidad tras otro acuerdo de reconciliación entre Al Fatah y Hamás. Los ministros eran en su mayoría leales a Abbas o independientes, dejando a Hamás sin representación oficial. El gobierno se disolvió un año después de que Abbas acusara a Hamás de obstruir su labor en la Franja de Gaza.

Otro alto cargo de Al Fatah en Ramala dijo que no esperaba que Hamás aceptara las recurrentes invitaciones de Abbas a unirse a un gobierno de unidad. «A Hamás no le interesa la unidad», dijo el funcionario a The Jerusalem Post. «Hamás quiere mantener su control sobre la Franja de Gaza e incluso espera que un día se apodere de Cisjordania».

Los dirigentes y funcionarios de Hamás reaccionaron a la propuesta de gobierno de unidad expresando su disposición a poner fin a la disputa con Al Fatah y a trabajar en la formación de un nuevo «liderazgo nacional» palestino, pero sin aceptar específicamente la condición de Abbas.

El líder de Hamás, Ismail Haniyeh, fue citado la semana pasada diciendo que su grupo busca la «reconstrucción del liderazgo palestino según nuevas bases y programa político».

Haniyeh también expresó su disposición a unirse a la OLP, formada por 11 facciones, la mayor de las cuales es Al Fatah de Abbas. Hamás se ha negado a unirse a la OLP a menos que ésta sufra importantes cambios y reformas y vea el fin de la «hegemonía» de Al Fatah.

Haniyeh dijo que el nuevo liderazgo que busca Hamás debería respaldar la «resistencia popular» contra Israel y trabajar para convertirla en un levantamiento en Cisjordania. Señalando el rechazo de Hamás a los acuerdos firmados entre los palestinos e Israel, el líder de Hamás dijo que la «empresa nacional» palestina ha decaído desde la firma de los Acuerdos de Oslo.

El proyecto nacional, añadió Haniyeh, se deterioró significativamente después de que los Acuerdos de Oslo dejaran a los palestinos con opciones muy limitadas para enfrentarse a Israel.

El alto cargo de Hamás, Khalil al-Hayya, declaró esta semana a la cadena qatarí Al Jazeera que la AP «ya no es aceptada» por los palestinos. «La Autoridad Palestina se ha convertido en una carga para la causa palestina», argumentó. «Es necesario redefinir sus funciones de acuerdo con una visión nacional integral. La dirección palestina debe renovarse sobre la base de un programa político que represente a todos los palestinos y un mecanismo para hacer frente a la ocupación».

Hayya condenó la continua coordinación de seguridad entre las fuerzas de seguridad de la AP e Israel en Cisjordania. Responsabilizó a Abbas de la actual división entre Cisjordania y la Franja de Gaza.

Un analista político palestino declaró al Post que no cree que Estados Unidos ni ningún país árabe sean capaces de persuadir a Al Fatah y a Hamás para que se sienten juntos en un gobierno de unidad.

«El presidente Abbas y Fatah tienen miedo de perder la ayuda financiera de Occidente si llegan a un acuerdo con Hamás, que está designada como organización terrorista por muchos países», explicó el analista. «Ni siquiera estoy seguro de que Abbas quiera realmente a Hamás en su gobierno. No confía en Hamás y los ve como mentirosos, hipócritas y terroristas cuyo único objetivo es hacerse con la Autoridad Palestina».

Otro analista dijo que Hamás se siente envalentonado por la guerra con Israel en mayo, y esa es una de las razones por las que no está dispuesto a hacer ninguna concesión a Abbas para unirse a un gobierno de unidad. Hamás, señaló, también ve las encuestas de opinión pública que muestran que más del 70% de los palestinos quieren que Abbas dimita o están insatisfechos con la actuación de la Autoridad Palestina.

«En lo que respecta a Hamás, la Autoridad Palestina es un barco que se hunde», añadió el analista. «Hamás sería insensato si se uniera a un barco que se dirige hacia el fondo del mar. Prefieren sentarse y esperar pacientemente hasta que el barco y su capitán desaparezcan».

Autor: Khaled Abu Toameh – Jerusalem Post





Source link

Request your prayer!