Noticias

Israel brilla como un faro para el pueblo ucraniano


Editorial publicada por Khaled Abu Toameh en The Jerusalem Post.

Agencia AJN.- Desde la guerra de mayo de 2021 con Israel, el principal objetivo de Hamás es asegurarse de que las llamas no se extiendan a la Franja de Gaza. Por eso estuvo centrando sus esfuerzos en instigar y fomentar la violencia en Jerusalem, Cisjordania y entre los árabes-israelíes, mientras mantiene la calma con Israel en el frente de la Franja de Gaza.

A pesar de las beligerantes declaraciones y amenazas de los líderes y portavoces de Hamás en las últimas semanas, es obvio que el grupo terrorista no está interesado ni preparado para otra ronda de enfrentamientos con Israel.

El precio que Hamás y los palestinos que viven bajo su control pagaron durante la última guerra fue tan alto que nadie en la Franja de Gaza quiere oír hablar de otra guerra, sobre todo cuando los egipcios, los qataríes y algunas agencias internacionales están haciendo un gran esfuerzo para ayudar a reconstruir los edificios e infraestructuras dañados en el enclave costero.

Esto no significa, por supuesto, que Hamás no se esté preparando para la próxima guerra con Israel. Tampoco significa que Hamás y los demás grupos de la Franja de Gaza, incluida la Yihad Islámica Palestina (PIJ), hayan perdido la motivación para seguir luchando contra Israel.

Por el contrario, los grupos con sede en Gaza dicen que, por ahora, quieren que la batalla contra Israel ocurra en otro lugar.

Hamás cree que ya consiguió asegurarse el título de «Defensor de Jerusalem» al iniciar la guerra del año pasado por las prácticas de Israel en su capital, en particular la amenaza de desalojar a varias familias árabes de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah, al este de Jerusalem, y las medidas de seguridad en la Ciudad Vieja, incluido el recinto de la mezquita de al-Aqsa (Monte del Templo).

Hamás incluso llamó a la guerra «Espada de Jerusalem», que corresponde a la etiqueta israelí «Guardián de los Muros». Esta es la forma que tiene Hamás de decir a los palestinos que fue el único grupo que se atrevió a enfrentarse a Israel por la cuestión de Jerusalem. Ahora, Hamás está diciendo a los palestinos de fuera de la Franja de Gaza y a los árabes israelíes que es su turno de enfrentarse a Israel.

Hamás no ocultó su plan y deseo de instigar la violencia en las calles de Cisjordania, Jerusalem y otras partes de Israel.

Los dirigentes y funcionarios del grupo terrorista pidieron en repetidas ocasiones a los palestinos que se concentren en el recinto de la mezquita de al-Aqsa para protegerla de los supuestos asaltos israelíes, incluidas las visitas rutinarias de los judíos. Apenas pasa un día sin que Hamás incite a los palestinos a «frustrar los planes israelíes de judaizar Jerusalem». Hamás quiere parecer que es el único responsable de los enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la ciudad, reforzando así su imagen de «defensor de Jerusalem».

Hamás también es muy consciente de que las escenas de violencia en las calles de Jerusalem atraen más la atención de los medios de comunicación y la comunidad internacional que lo haría otra ronda de enfrentamientos en la Franja de Gaza.

En cuanto a Cisjordania, los dirigentes de Hamás hablaron recientemente de la necesidad de una tercera intifada contra los soldados de las FDI y los colonos. El objetivo es doble: infligir más daño a Israel y, al mismo tiempo, socavar a los rivales de Hamás en la Autoridad Palestina.

Hamás está claramente descontento con el aparente acercamiento entre la AP y algunos miembros de la coalición israelí, incluido el ministro de Defensa Benny Gantz.

Además, Hamás sigue oponiéndose firmemente a la actual coordinación de seguridad entre las fuerzas de seguridad de la AP y las FDI en Cisjordania.

Hamás sabe que cada ataque terrorista en Cisjordania contribuye a su esfuerzo por abrir una brecha entre los dirigentes de la AP en Ramallah e Israel. Además, es consciente de que muchos israelíes no distinguen entre un atentado terrorista llevado a cabo por un terrorista de Hamás, PIJ o Fatah. De hecho, muchos israelíes consideran que la AP es responsable de no detener los atentados terroristas que emanan de las zonas bajo su control en Cisjordania y de continuar con su campaña de incitación contra Israel.

La violencia que estalló dentro de Israel durante la última guerra de Gaza incentivó e impulso a Hamás a aumentar sus intentos de arrastrar a los árabes-israelíes a un enfrentamiento total con Israel. Desde entonces, los medios de comunicación de Hamás informaron ampliamente sobre las tensiones entre judíos y árabes dentro de Israel, como parte de un intento de crear la impresión de que los árabes-israelíes, a los que se refiere como los «palestinos de 1948», también están envueltos en la «lucha contra la ocupación.»

El mes pasado, Hamás y varios grupos de la Franja de Gaza anunciaron la formación de un nuevo organismo, denominado Comisión Nacional de Apoyo a los Palestinos en los Territorios Ocupados de 1948.

La comisión está formada por miembros de PIJ, el Frente Popular para la Liberación de Palestina y el Frente Democrático para la Liberación de Palestina, además de Hamás.

Los líderes de los grupos dijeron que la comisión pretende mostrar que los árabes- israelíes «no están solos frente a la ocupación y sus violaciones y políticas destinadas a judaizar todo lo que es palestino».

Dirigiéndose a la comunidad beduina del Néguev, el alto cargo de la PIJ, Jaled al-Batsh, dijo: «Todos los intentos de la ocupación por judaizar, anexionar y robar la tierra no pasarán. No están solos; nosotros, nuestras almas y nuestros cuerpos y la resistencia están con ustedes; no permitiremos que nadie dañe nuestra dignidad ni borre nuestra identidad».

El mayor desafío al que se enfrenta Hamás procede del interior de la Franja de Gaza, concretamente de la PIJ, el segundo grupo terrorista más importante de la zona.

Aunque tanto Hamás como PIJ tienen un interés común en provocar el caos dentro de Israel (incluido Jerusalem) y en Cisjordania, PIJ y otros grupos terroristas no parecen estar satisfechos con la continuación del actual periodo de calma con Israel.

Según fuentes de la Franja de Gaza, Hamás impidió en varias ocasiones que estos grupos rompan el alto el fuego lanzando cohetes contra Israel.

Tras el asesinato la semana pasada de tres terroristas de la PIJ cerca de Jenín, los líderes del grupo en la Franja de Gaza y el Líbano dieron instrucciones a sus hombres para que se prepararan para las represalias, dijeron las fuentes.

Al parecer, el líder de Hamás, Ismail Haniyeh, consiguió convencer al secretario general de la PIJ, Ziyad al-Nakhalah, de que suspendiera los planes de lanzar varios cohetes contra Israel en represalia por la muerte de los tres palestinos, que murieron en un tiroteo con las fuerzas de seguridad israelíes cuando se dirigían a perpetrar un atentado terrorista contra israelíes.

Otros grupos terroristas de la Franja de Gaza mucho más pequeños que la PIJ son reacios a iniciar ataques con cohetes y misiles contra Israel sin la aprobación previa de Hamás.

Uno de los retos a los que se enfrenta Hamás es la creciente división y disputas entre sus altos mandos, especialmente entre los «líderes de dentro y de fuera». Esta división se considera otra razón por la que Hamás no está dispuesta, al menos en las circunstancias actuales, a entrar en otra guerra con Israel.

En los últimos dos años, varios altos cargos de Hamás abandonaron la Franja de Gaza a cambio de una vida cómoda en Qatar y otros países árabes e islámicos. Algunos palestinos afirman que estos funcionarios decidieron abandonar la Franja porque no desean tolerar a Yahya Sinwar, el líder indiscutible y del grupo en el enclave costero.

Pero la estrategia a corto plazo de Hamás de mantener el alto el fuego con Israel podría terminar con el primer cohete disparado desde la Franja de Gaza hacia una ciudad o pueblo israelí. Puede que Hamás sea capaz de imponer su voluntad a sus hombres, pero es imposible predecir si sus fuerzas de seguridad y su brazo armado, Izaddin al-Qassam, serán capaces de controlar a otros grupos terroristas.

La cuestión, por tanto, no es si habrá otra guerra con Hamás, sino cuándo.





Source link

Request your prayer!