Noticias

Israel adquirió más vacunas contra la polio, una enfermedad potencialmente mortal


Agencia AJN.- El director ejecutivo de Hadassah Internacional, Jorge Diener, durante una entrevista brindó detalles sobre la operación médica que se esta llevando a cabo en el pueblo polaco que se encuentra en cercanía de la frontera con Ucrania.

-En un pueblo llamado “Médica”, en territorio polaco, se ha instalado el que se considera el mayor Hospital de Campaña en la frontera con Ucrania. ¿Cómo es el manejo de los pacientes?, ¿Cuáles son las dificultades de trabajar en ese equipo de centros hospitalarios de campaña?. El licenciado Jorge Diener es el director ejecutivo y responsable del hospital, del mayor Hospital de Campaña en la frontera ucraniana con Polonia.

Estamos al lado del cruce de fronteras, que llaman Médica, un nombre que justo se conecta con nuestra actividad médica, y nosotros estamos todos, para aclarar bien, en una clínica dentro del Centro de Refugiados más grande que existe hoy en día en la frontera de Polonia, en un pueblo que se llama Shemeshul que está al lado de la frontera. Nosotros venimos desde Israel, somos un equipo de profesionales de la salud, yo soy de la parte administrativa, todos los médicos y enfermeras que han venido de Israel, en forma voluntaria, del Hospital Hadassah de Jerusalem. Somos una organización humanitaria que hemos traído a los médicos trabajando junto con la Cruz Roja de Polonia, varias organizaciones y con el apoyo de muchísima gente y donantes de todo el mundo, Estados Unidos nuestra organización Hadassah, de mujeres de Estados Unidos, una organización internacional que nos ayudaron a también traer los suministros, los medicamentos, el equipamiento que hace falta para poder montar este operativo. Estamos en un lugar donde diariamente transitan entre 3.000 y 5.000 refugiados. Estamos hablando más que nada mujeres, madres con hijos, abuelas, los hombres se quedaron en Ucrania, el resto de la familia salió, llegan destrozados después de haber pasado bombardeos en sus propios pueblos, ciudades y dos días de escape, también evitando bombardeos. Llegan dañados emocionalmente y con los problemas de salud que tenemos que atender. Atendemos toda la atención primaria y los que necesitan temas más importantes salen directamente en ambulancia a los hospitales de la zona. Y realmente es un desafío muy grande porque no es el paciente tradicional que uno recibe en un hospital que trae su problema de salud, es un p0aciente que llega destrozado por el trauma de una guerra terrible, y que representa un desafío para todo nuestro equipo médico, de poder no solamente dar la atención médica en el lugar, sino también al mismo tiempo poder darle la contención que está gente necesita para volver a sentirse seres humanos.

-Esa clínica de campaña físicamente ¿Dónde está funcionando? ¿Dónde montaron este operativo?

Este operativo se montó en un Centro Comercial abandonado, que se habilitó gracias a las autoridades polacas, que están ayudando muchísimo en toda la ayuda humanitaria, en facilitar la ayuda humanitaria. Se montó para recibir a todos los refugiados que van entrando y no tienen quien los ayude, que no tienen a donde ir, que lo recibe y ahí hay distintas organizaciones que montaron desde reparto de comida gratis, de orientación, de cómo seguir adelante, temas de cosmética básicos de higiene. Y nosotros lo que montamos, dentro de ese Complejo toda la parte médica, una clínica a la cual la gente puede venir y atenderse cuando tiene problemas y tuvimos casos terribles de gente mayor, que salieron en la corrida de escape y salieron sin sus medicinas básicas, imagínense a una persona que padece de hipertensión, que tiene riesgo de muerte si no la toma, que pudieron escapar cuando pudieron, salieron sin sus medicinas, lo vemos todo el tiempo, gente que tiene problemas que se agravaron en el camino. Estamos funcionando en esta clínica, pero aparte salimos también dentro de las otras partes donde la gente duerme en flyting bus como se dice, en camas improvisadas prácticamente, miles en un mismo salón, en la misma sala. Vamos ahí también a ver los problemas que la gente tiene, atenderlos en el lugar, reforzándolos en los problemas de salud que están teniendo, con lo cual funcionamos como una clínica dentro de ese gran complejo, un centro comercial gigante, donde tenemos bastante equipamiento como para poder revisar la situación de la gente y atenderlos en el lugar, y también saliendo con los miles de personas que circulan todos los días, porque la gente está ahí en tránsito, está aquí en tránsito y de allí algunos salen para otros lugares, van dentro de Polonia, siguen caminos a otros lugares dentro de Europa, pero llega todo el tiempo gente. Van viniendo otros, algunos que salen y otros que entran, son miles por día que están entrando y saliendo, y tratamos de reforzarlos, sigan el camino más sanos y más reforzados emocionalmente.

-¿Qué tipo de complejidad pueden atender ustedes en la clínica? y si llegan pacientes que están con heridos muy graves, muy delicadas, ¿Los pueden tratar ahí o los tienen que trasladar a otro sitio?

No, de aquí se traslada a otro sitio, esta es una clínica de atención primaria, de facilitar todo, sería como una Sala de Emergencias, que aquí los que necesitan una atención más seria o un tratamiento de intervención inmediata, salen directamente en ambulancias, de hecho, muchos desde la frontera misma, ya salen directamente en ambulancia hacía los hospitales que están a nuestros alrededores. Nosotros como hospital israelí, que aparte tiene una experiencia muy grande en temas de guerra, lamentablemente. Tenemos un equipo qué está reforzando los hospitales, que vino desde Israel, para reforzar estos hospitales, en las técnicas que se tienen que usar para tipos de casos muy graves, imagínense que son gente que llegan después de bombardeos, que llegan con tipos de traumatismo físico muy diferente a lo normal. En ese sentido nosotros estamos haciendo un entrenamiento, este fin de semana va a haber un entrenamiento internacional en Lublin, es una ciudad central en esta parte de Polonia, preparando los médicos aquí y en la región para estar preparados para este tipo de eventos, que son eventos masivos, donde por suerte no hubo hasta ahora en esta parte del mundo, lamentablemente hay una experiencia que hay que aprender muy rápido; nosotros estamos aquí para compartirla otra vez, como dije antes, desde un lugar del humanismo básico que nos guía desde Israel como organización.

-Su organización médica, ¿Cuándo llegó a la frontera de Ucrania y Polonia?, ¿Cuántos son? y ¿Hasta cuándo estarán apoyando en esta gran misión?

Nosotros llegamos hace 10 días. Vinimos primero con una delegación de 5 personas para un poco ver lo que hacía falta, que se podía hacer. Enseguida entendimos que es lo que había que hacer y estamos trabajando con esta clínica, estamos viendo si hace falta hacer otro tipo de actividad; estamos viendo evacuaciones y otro tipo de actividades, que tengamos que hacer para reforzar todo nuestro operativo. En este momento tenemos 8 personas ya aquí. Nuestro compromiso es como organización humanitaria estar aquí, con equipos que vayan tocando todo el tiempo que haga falta. No vamos a estar aquí por siempre, pero mientras exista está crisis de refugiados, heridos, del pueblo ucraniano sufriendo, vamos a estar aquí para que la historia no se repita. Para nosotros venir desde Israel con la historia de lo que el pueblo judío pasó, particularmente en escaparte del mundo. Ver que esto está pasando nos genera un compromiso doble, compromiso que cualquier ciudadano, en cualquier lugar del mundo tiene que tener para ayudar a la gente que está pasando está tremenda crisis, pero por otro lado nuestro compromiso de saber lo que fue pasar por esta experiencia, que se trasmitió de generación en generación, y ver y garantizar que la Historia no se repita, y que estemos aquí para evitarlo





Source link

Request your prayer!