Noticias

Israel. ¿A qué retos se enfrentará el próximo líder de Alemania?


Agencia AJN.- Durante dos largos meses, los partidos Haredi Shas y United Torah Judaism se han involucrado en una intensa campaña de difamación contra el nuevo gobierno. Apenas hay un epíteto en el léxico haredí que no haya sido dirigido al Primer Ministro Naftali Bennett, al Ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid, al Ministro de Asuntos Religiosos Matan Kahana y otros.

Gran parte de la vituperación se ha dirigido a las propuestas del gobierno para reformar las grandes burocracias religiosas estatales, especialmente en kashrut y conversiones, pero no se ha detenido allí, con el líder de UTJ el diputado Moshe Gafni esta semana llamando a Bennett un “asesino” de israelíes que Han muerto recientemente a causa del coronavirus.

El 8 de junio, en una conferencia de prensa de “emergencia” de las facciones ultraortodoxas, Gafni pronunció la vieja maldición judía, “los nombres de los malvados se pudrirán”. Se refería a Bennett y Lapid.

Esta semana, Gafni también llamó a Kahana “Antíoco” desde el podio de la Knesset, refiriéndose al villano de la historia de Hanukkah que prohibió la práctica religiosa judía, profanó el Templo y finalmente encendió la revuelta macabea.

El líder de Shas, Aryeh Deri, advirtió en junio que “un gobierno encabezado por Bennett destruirá el sábado, la conversión, el Gran Rabinato, kashrut y destrozará al pueblo de Israel”. A principios de este mes, dijo que las reformas kashrut de Kahana estaban destinadas a “sembrar destrucción y corrupción”.

“Pieza de nada”, “destructores de Israel”, “quítate la kipá”: la invectiva ha llegado rápida y furiosamente, en casi todos los debates de la Knesset y en todas las entrevistas televisivas con un diputado haredi.

1

United Torah Judaism MK Moshe Gafni (L) en el pleno de la Knesset el 26 de julio de 2021.

Pero no es solo el liderazgo político. Todas las facciones haredi tienen consejos de rabinos que aparentemente están a cargo de las decisiones políticas generales de los partidos. Estos rabinos también se han unido a la difamación. El martes, diputado del Shas Uriel Busso subió al podio para leer una carta pública del rabino sefardí haredí más prominente del país, Shalom Cohen, de 89 años, jefe de la Yeshiva Porat Yosef de Jerusalem y presidente del Consejo de Sabios de la Torá de Shas. .

En un hebreo arcaico típico de las llamadas a la penitencia de los rabinos haredi, Cohen expuso la narrativa de Shas sobre las nuevas reformas.

“Últimamente, por nuestras grandes transgresiones, esa gente mala se levantó y golpeó la Torá de Moisés, buscando destruir la fortaleza de la religión en la tierra de Israel, y declaró la guerra a Dios y su Torá, y deseaba demoler y destruir la fundamentos de la religión en todas las cosas sagradas, para poner obstáculos y traer faltas al pueblo de Israel ”, comenzó Cohen. “Amenazan cambios en el sistema de conversión, que el misericordioso [Dios] nos salve, y la destrucción del sistema kashrut como lo hemos mantenido durante mucho tiempo.

“Por lo tanto, pido a todos los rabinos municipales y a todos los jueces rabínicos dondequiera que se encuentren, y a los miembros del Consejo Principal del Rabinato, que se opongan inequívocamente a cualquier cambio en los sistemas de kashrut y conversión. Nadie debe cooperar con ellos de ninguna manera. Debes mantenerte firme, como el muro de una fortaleza, contra estas extrañas reformas que traerán ruina y destrucción al judaísmo en la tierra de Israel “.

2

El líder espiritual de Shas, el rabino Shalom Cohen, habla durante un evento de campaña del partido Shas en Holon el 11 de septiembre de 2019.

Reuniendo las filas

¿Qué tan en serio debemos tomarnos la retórica? ¿Es meramente politiquería, una forma en que los políticos haredi fingen no querer ser parte de un gobierno que, al menos por el momento, no quiere que desde adentro se interpongan en el camino de sus reformas religiosas? Después de todo, ¿cuánto tiempo puede tolerar la comunidad haredí que sus partidos permanezcan fuera del gobierno cuando tantas de sus instituciones y gran parte de su forma de vida dependen de la financiación estatal?

¿O los políticos haredi están expresando sus opiniones auténticas sobre los nuevos reformadores y sus reformas? La retórica puede parecer exagerada para los observadores externos: ¿realmente creen que abandonar el monopolio estatal del rabinato sobre la supervisión kashrut en favor de un sistema fuertemente regulado de empresas de supervisión competidoras equivale a la “ruina y destrucción” del judaísmo? – pero, no obstante, puede reflejar una ansiedad real por los cambios radicales que está inaugurando la coalición Bennett-Lapid.

Como suele ser el caso en la política, parece ser un poco de ambos: el flujo constante de denuncias refleja tanto las opiniones serias de la calle Haredi como los cálculos políticos tácticos de los partidos. Las encuestas han demostrado que los votantes haredi son de derecha y apoyan a Benjamin Netanyahu como primer ministro a tasas más altas que incluso los votantes del Likud. Al oponerse al nuevo gobierno con todas sus fuerzas, los políticos haredi están reflejando enfáticamente los puntos de vista de sus electores.

3

El líder del partido Shas, Aryeh Deri, en la sede del partido en Jerusaléem la noche de las elecciones, el 23 de marzo de 2021.

Sin embargo, el pánico moral que están tratando de fomentar también tiene un propósito más prosaico. Las instituciones que van a ser volcadas en la nueva serie de reformas son fuentes de inmensa influencia e ingresos para la comunidad haredi, que abastece a la mayoría de sus supervisores, juristas y funcionarios. Al insistir en que hay una guerra en marcha por el alma de Israel, esperan reunir a las bases de esas instituciones (rabinos municipales, consejos religiosos, inspectores de kashrut, jueces de conversión) para que se mantengan firmes y obstaculicen el progreso de las reformas.

Pero hay una desventaja en toda esa vehemencia y advertencias espantosas sobre la destrucción de Israel: muchos líderes y figuras públicas haredi están empezando a creerlo y a responder de maneras inesperadas.

El jueves por la mañana apareció una columna sorprendente en Mishpacha, el semanario haredi más leído. Escrito por el teniente de alcalde de Jerusalem, Haim Cohen, un veterano de los Shas, llevaba un titular contundente: “Religión y estado: ¿es hora de separarse?”.

Dadas las nuevas reformas del gobierno, argumentó Cohen, y la consiguiente disminución del control haredi sobre los estándares religiosos, tal vez sea hora de considerar el desmantelamiento del aparato religioso estatal coercitivo por completo.

Una sola columna de un solo político haredí no es el punto. Es la respuesta a ella lo que indica una nueva inquietud dentro de la comunidad por la demanda haredí de controlar la vida religiosa del país. La columna fue escrita por un conocedor consumado (Cohen es un designado de facto del líder del Shas Deri para el Ayuntamiento de Jerusalén) se llevó a un lugar destacado en el popular Mishpacha, se compartió ampliamente en las redes sociales haredi y basó su propuesta radical en las opiniones de los principales líderes espirituales haredi de las últimas décadas.

4

24 nuevos jueces rabínicos prestan juramento en la Residencia del Presidente en Jerusalén el 15 de octubre de 2018

Un usuario de Twitter, Moshe Weisberg, editor del popular sitio web Behadrey Haredim cuya cuenta de Twitter tiene más de 33.000 seguidores, compartió el texto completo y calificó el argumento de “interesante”.

En otras palabras, no fue la racha habitual de activistas liberalizadores de Haredi que se han tomado a discutir seriamente la idea de que la religión y el estado deberían, por primera vez, estar separados en el Estado de Israel. Es la corriente principal.

‘Sin elección’

El argumento de Cohen comienza en los fallos del Tribunal Superior de Justicia a mediados de la década de 2000, según los cuales el estado israelí debe reconocer las conversiones de reforma llevadas a cabo en el extranjero con fines de aliá.

Los políticos haredi de la época recurrieron al sabio haredí más destacado de la época, el rabino nonagenario Yosef Shalom Elyashiv.

Trajeron algunas sugerencias para la consideración de Elyashiv, incluida la idea radical de que los partidos haredi podrían responder apoyando una separación formal de religión y estado, un intento de rescatar las instituciones religiosas del poder coercitivo de las seculares, como se atestigua en el decreto de la corte secular que los fallos religiosos del rabinato no serían el estándar del estado para la elegibilidad para aliá.

La respuesta de Elyashiv fue contundente, relató Cohen: continuar protegiendo y trabajando dentro de las burocracias religiosas estatales existentes, aconsejó, mientras agrega (en la paráfrasis de Cohen), “Llegará un momento en que no habrá más remedio que tomar esta dirección”.

Mientras el nuevo gobierno trabaja para romper el dominio de los partidos haredi sobre el nombramiento de jueces rabínicos y para reemplazar el monopolio del rabinato sobre la supervisión del kashrut con empresas privadas, la pregunta ha vuelto.

“La situación actual es que no tenemos forma de evitar los problemas que surgen de las conversiones problemáticas”, escribió Cohen, “ni [para evitar] que aquellos que no pueden casarse [con otros judíos bajo la ley religiosa judía] ingresen al sistema. No tenemos forma de monitorear y saber quién se sometió a una conversión halájica y quién no; quién se casó bajo las leyes de Moisés e Israel y quién no ”.

El mantenimiento de instituciones religiosas coercitivas suponía un alto costo para la comunidad haredi, señaló.

“Se nos ve como paternalistas y coaccionando nuestras opiniones sobre el público, incluso cuando nosotros mismos nos sentimos incómodos con la situación existente. Peor aún, las instituciones halájicas están subordinadas hasta cierto punto al sistema estatal secular. Hoy, los tribunales rabínicos se ven obligados a considerar [en sus fallos] la posibilidad de que sus decisiones sean apeladas ante el Tribunal Superior “.

La pregunta no es nueva, pero las reformas propuestas por el nuevo gobierno han hecho que sea imposible ignorarlo: “El gobierno actual se ha fijado el objetivo de destruir al rabinato principal y demoler todo lo que pueda ser demolido en la relación entre religión y estado”. Dijo Cohen.

5

Vista de la corte rabínica en Jerusalén, 5 de octubre de 2008.

La respuesta: separación.

“En una situación en la que los dos sistemas están separados, el estado no tendrá voz en asuntos halájicos. Cualquiera que esté interesado en una pista de conversión reconocida por la halajá tendrá que recurrir a sistemas que reconozca el público comprometido con la halajá. Cualquiera que no lo sea, no tendrá ninguna disputa con nosotros. El estado no podrá cancelar los fallos de los tribunales rabínicos, como puede hacerlo hoy … y no nos acusaremos de paternalismo “.

El día de la separación, dijo Elyashiv, era inevitable. Para Cohen, puede que ya haya llegado.

“La decisión de dónde está precisamente la línea divisoria de aguas y cuándo ha llegado el momento de repensar nuestro camino está en manos de los grandes [sabios] de Israel, pero a medida que nuestra capacidad para proteger la situación existente disminuye, la idea debe llevarse a cabo una vez más. su puerta “.





Source link

Request your prayer!