Noticias

Hamas amenaza con renovar la violencia contra Israel


Agencia AJN.- El reconocido autor y terapeuta ultraortodoxo Chaim Walder ha sido acusado de abusos sexuales por varias mujeres, que dijeron ser menores de edad en el momento de los abusos. Dos de los jueces de los tribunales religiosos más importantes de la comunidad ultraortodoxa de Israel pidieron a la sociedad que no lea los libros de Walder, ya que es inapropiado leer sus libros hasta que se investiguen las acusaciones.

Los comentarios de los jueces del tribunal religioso, Silman y Rosenberg, se produjeron en respuesta a una pregunta sobre si las personas pueden seguir leyendo las obras de un autor que «se denomina una figura educativa» y que, según se informa, también cometió «delitos graves y continuos».

Tras conocerse las acusaciones, el Rabino jefe de Tzfat Shmuel Eliyahu, que ha sido una figura en los esfuerzos por combatir las agresiones sexuales en las comunidades ortodoxas y ultraortodoxas, también pidió a los ciudadanos que retiraran los libros de Wilder de sus casas.

«No hay que tener en casa libros de alguien que es sospechoso de haber abusado sexualmente a tantas mujeres», escribió Eliyahu. «No hay compromiso en la guerra contra esta abominación».

schmuel
El Rabino jefe de Tzfat Shmuel Eliyahu.

En su informe de investigación del mes pasado, Haaretz informó de que, a lo largo de años, Walder, que figuraba entre los autores y educadores más importantes y exitosos de la comunidad ultraortodoxa, abusó sexualmente a niñas adolescentes en una época en la que tenía una gran reputación y fácil acceso a ellas.

Una de sus presuntas víctimas tenía 12 años cuando comenzó el supuesto abuso sexual. Otra tenía 15 y una tercera tenía 20 años y había acudido a Walder para recibir terapia.

Una de las presuntas víctimas, que pidió ser identificada con el seudónimo de Talía, dijo a Haaretz que Walder abusó sexualmente de ella cuando tenía 13 años.

«Es muy inteligente y manipulador. Empezó con frases como ‘eres muy madura’ y ‘me gusta tu aspecto’. Me contaba cómo llegó a conocer a su mujer. Decía que era Dios -con esas palabras- y que me ayudaría en lo que necesitara’’, dijo a Haaretz Talía, que había acudido a Walder para su tratamiento.

No pasó mucho tiempo antes de que las declaraciones indirectas se convirtieran en directas.

«Me preguntó si quería tocarle el pene», recordó, y añadió que «al principio yo le tocaba y él me tocaba por debajo de la camiseta y cosas así, pero no había una relación plena».

Sin embargo, después de que Talía tuviera su primera menstruación a los 13 años las cosas cambiaron, y Walder la llevó al hotel Rimonim de Ramat Gan para «celebrar» su madurez física con un encuentro sexual que dejó a la joven llorando. Las sesiones continuaron, y Walder y Talía mantenían relaciones sexuales semanalmente o más, incluso cuando ella estaba menstruando.

Talía dice que durante los encuentros sexuales intentaba desprenderse emocionalmente de la situación. Hoy, sin embargo, recuerda muchos detalles de estos sucesos, en el momento en que se esforzaba por estar mentalmente en otro lugar.

Durante sus relaciones, dijo Talía, Walder le describía un romance que tenía con una profesora ultraortodoxa, describiendo cómo ella colgaba cierta prenda en la ventana de su casa para indicarle que podía acercarse a ella.

Cuando la relación terminó, Walder supuestamente le dijo a Talía, que ya tenía 16 años, que guardara silencio sobre sus acciones, diciéndole que «si hablaba nadie le creería». ‘‘Dijo que era mi palabra contra la suya, y que, puestos a elegir, estaba claro a quién creerían».

inse rab
El reconocido autor y terapeuta ultraortodoxo Chaim Walder.

Hace más de una década, Dina (un seudónimo), una mujer de 20 años, presentó una denuncia policial contra Walder, alegando repetidos incidentes de abuso sexual ocurridos unos siete años antes, pero el caso se cerró posteriormente por falta de pruebas.

La primera vez que acudió a Walder para ser tratada era una joven de 20 años, que justificaba su comportamiento diciéndole que tenía «mucho crédito con Dios». Decía que ella merecía crédito por acostarse con él, porque los encuentros sexuales con ella le daban el poder de escribir a los hijos de Israel.

Familiares y amigos de Talía y Dina que conocen los incidentes confirmaron a Haaretz los relatos de las mujeres.

En un comunicado, los abogados de Walder dijeron a Haaretz que su cliente «niega con disgusto cualquier acusación de mala conducta por su parte, y mucho menos lo que se dice en el artículo. Se trata de acusaciones falsas basadas en una mentira flagrante que equivalen a calumnias o libelos de sangre».

Walder «trabaja para promover, cuidar y proteger el bienestar de los niños y sus derechos en general y de la comunidad ultraortodoxa en particular», dice el comunicado.

«A lo largo de los años, el Sr. Walder ha librado luchas en beneficio de los niños que han sufrido violencia y abusos», abriéndose a los ataques de aquellos «cuyo objetivo ha sido perjudicarle, y tenemos pruebas de algunos intentos insensatos de incriminar a nuestro cliente», dijeron.

«Nuestro cliente está decidido a no dejarse perjudicar lo más mínimo y luchará por su buen nombre con todos los medios legales a su alcance».

La Policía de Israel declaró que inició una investigación sobre las acusaciones contra Walder.

Walder es un Presentador de programas de entrevistas y columnista centrado en temas sociales y educativos, además de ser uno de los más destacados defensores de los niños en la comunidad ultraortodoxa, fundador del Centro para el Niño y la Familia, con sede en Bnei Brak, y ha recibido el premio «protector del niño» del Primer Ministro. Escribió 80 libros, incluidos numerosos volúmenes de la popular serie «Los niños hablan», que son un elemento fijo en los hogares ultraortodoxos de todo el país.

Las organizaciones que habían trabajado con Walder, como Radio Kol Hai y el periódico Yated Ne’eman, se desvincularon de él.

Fuente: Haaretz.





Source link

Request your prayer!