Noticias

Es hora de que Israel se ponga serio para hacer frente a la amenaza de Irán


Agencia AJN.-La buena noticia es que a menos de que ocurra algo extremo y dramático, no veremos despegar F-35 o F-15 israelíes en los próximos dos años para atacar las instalaciones nucleares de Irán. La mala noticia es que Irán sigue avanzando hacia un arma nuclear a un ritmo sin precedentes, y dentro de unos años los F-35 y F-16 israelíes podrían tener que despegar e intentar destruir las instalaciones nucleares de Irán.

Esto puede parecer contradictorio, pero no lo es. Irán sigue siendo la amenaza que ha sido durante 20 años, constantemente a horcajadas del umbral nuclear mientras jugaba con Occidente. Su estrategia sigue siendo la misma: avanzar en su programa intentando pagar el menor precio posible. Algo así como un baile: un paso adelante y otro atrás, y viceversa.

Hay otra mala noticia, y es que Israel no tiene actualmente un plan militar eficaz contra las instalaciones nucleares de Irán. La buena noticia es que en un futuro próximo se espera que todo cambie.

Por un lado, Naftali Bennett no se equivocó tras convertirse en primer ministro cuando dijo que su predecesor, Benjamín Netanyahu, estaba tan centrado en hablar contra Irán que se olvidó de tomar medidas para detenerlo. El hecho es que la estrategia de Netanyahu fracasó. El establishment de defensa israelí está bastante de acuerdo en que, aunque el acuerdo nuclear de 2015, el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), era un mal pacto, convencer a Donald Trump de que se retirara de él en 2018 no logró el resultado deseado. Irán no solo no cedió a las sanciones ni volvió a la mesa de negociaciones, sino que insistió en que si Estados Unidos se retiraba del acuerdo, también podría violarlo.

Y lo ha hecho. Irán tiene actualmente unas cinco toneladas de uranio poco enriquecido, 85 kg enriquecidos al 20% de pureza fisible, y otros 10 kg enriquecidos a 60 kg. Según el JCPOA, se supone que Irán no puede tener más que un par de cientos de kilos de uranio poco enriquecido.

Según la Inteligencia Militar israelí, Irán podría decidir tomar todo ese uranio poco enriquecido y utilizarlo, en un plazo de dos meses, para crear suficiente material fisionable para un arma nuclear, lo que se denomina SQ – una «cantidad significativa».

En las simulaciones de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), este movimiento se denomina «declaración de guerra», pero no significa que Israel tenga que entrar en guerra inmediatamente. Incluso con un SQ de uranio de grado militar, Irán todavía tendría que tomar el gas y convertirlo en uranio metálico, un proceso muy complicado que -junto con el montaje de una cabeza nuclear instalada en un misil balístico que pudiera alcanzar Israel- llevaría al menos dos años.

El problema es que Israel se quedó atrás. En 2010 y 2012, Israel tenía un plan en marcha para atacar las instalaciones nucleares de Irán. Puede que no fuera perfecto o infalible, pero había un plan.

Escuadrones de la Fuerza Aérea estaban entrenados y preparados. Los pilotos conocían sus objetivos y cómo llegarían a ellos. Cuando el JCPOA, por muy malo que fuera, entró en vigor, Israel archivó los planes de ataque.

Aunque tenía sus problemas, todo el mundo en Israel sabía -incluido el mayor opositor al acuerdo, Netanyahu- que con el acuerdo nuclear en vigor, la operación militar quedaba fuera de la mesa.

Pero al igual que en el gimnasio, cuando se desarrolla el músculo y la memoria muscular, hay que mantenerlo. Los pilotos tienen que seguir entrenando, las municiones tienen que someterse a mantenimiento y hay que asignar presupuestos.

Cuando parecía que el JCPOA estaba funcionando, se tomó la decisión en el gobierno de detener esos preparativos. Incluso se llevó al gabinete de seguridad y fue aprobado por Netanyahu, como parte del anterior plan plurianual de las FDI, llamado Gideon.

Eso pareció estar bien durante unos años. Teherán siguió apoyando el terrorismo, pero en su mayor parte se ciñó al acuerdo. Aunque las FDI seguían teniendo que estar atentas y vigilar todos los movimientos de Irán, podían invertir su dinero en otros lugares. Como resultado, el músculo flexionado -el plan de ataque contra Irán- se dejó de lado.

Pero cuando Trump abandonó el acuerdo e Irán también lo violó, Israel no respondió en consecuencia. Esa debería haber sido la llamada de atención. Pero no lo fue. Israel no reinvirtió los fondos necesarios para afinar su plan de ataque para un posible ataque.

En las FDI, los oficiales culpan de esto a lo que denominan la tormenta perfecta: las violaciones de Irán ocurrieron al mismo tiempo que el comienzo del ciclo de cuatro elecciones en Israel. Esto significaba que no había presupuesto estatal, lo que significaba que no había manera de que las FDI volvieran a preparar una opción de ataque.

Hoy, con un presupuesto en vías de ser aprobado en la Knesset (parlamento israelí), esos planes pueden volver a avanzar. Tampoco son ya los mismos que en 2012. Irán ha tenido tiempo de reforzar sus instalaciones nucleares y de reforzar sus defensas. Esto presenta desafíos, pero no hay que olvidar que la tecnología de Israel también ha mejorado. Israel no tenía ni siquiera un avión de combate F-35 con capacidades de sigilo en 2012. Hoy tiene una flota de 30.

Utilizar el presupuesto como excusa para explicar por qué el plan de ataque se ha quedado a un lado es un poco populista. Durante los casi tres años sin presupuesto estatal, las FDI sabían cómo obtener fondos extra y cómo desviar dinero de cualquier proyecto considerado menos importante a otros considerados más críticos.

Si los generales de Israel sintieron que Irán les ponía una espada en el cuello, ¿debemos creer sinceramente que la falta de un presupuesto estatal es lo que les frenó? Un gobierno de transición fue capaz de asignar miles de millones de shekels para ayudar a los israelíes a superar las dificultades económicas provocadas por el COVID-19. ¿No podría haber hecho lo mismo si hubiera una emergencia con Irán?

Naturalmente que podrían haberlo hecho, lo que significa que no tenían sentido de la urgencia. Los políticos pueden utilizar a Irán para expresar una sensación de urgencia o para acabar con uno de sus adversarios, pero ese populismo no siempre se corresponde con la naturaleza genuina de la amenaza.

Aunque Irán es, sin duda, la mayor amenaza para Israel y potencialmente incluso una amenaza existencial, no podemos ignorar que también se utiliza con fines políticos cuando es conveniente -por parte de los políticos que buscan atacarse unos a otros, o por parte del ejército para exprimir un poco más de dinero de las arcas del Estado.

El predicamento estratégico de Israel quedó patente en el discurso de Bennett en las Naciones Unidas el lunes. Aunque dijo que la paciencia de Israel se ha agotado, y que las palabras por sí solas no detendrán a Irán, no se pronunció con firmeza contra los esfuerzos estadounidenses para volver al JCPOA, ni esbozó un plan claro propio sobre lo que Israel hará cuando la diplomacia fracase.
¿La falta de una amenaza clara se debió a que entendía que la opción militar de Israel aún no está preparada, o a que Bennett no quería que se le viera socavando los esfuerzos de la administración Biden para llegar a un acuerdo?

La respuesta parece estar en algún punto intermedio, por lo que Israel se centra actualmente en dos esfuerzos paralelos: preparar el ejército y tratar de convencer a la Casa Blanca de que presente su propia amenaza militar creíble.

Según las FDI, sólo estas opciones, combinadas con duras sanciones, tendrán una oportunidad de conseguir que los iraníes se detengan. Y si todo lo demás falla, los planes estarán listos en un futuro próximo para lo que pueda avecinarse en el horizonte.

Artículo de opinión escrito por Yaakov Katz – Jerusalem Post.





Source link

Request your prayer!