Noticias

El presidente de República Checa paraliza el nuevo gobierno tras vetar al ministro designado de Exteriores



MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) –

El presidente de República Checa, Milos Zeman, ha vetado este viernes la designación de Jan Lipavsky como nuevo ministro de Exteriores tras criticar sus actitudes respecto a Israel y otras cuestiones internacionales, en una decisión que ahora mismo incapacita al nuevo gobierno del país para asumir sus facultades.

Zeman ha esgrimido que Lipavsky, miembro del Partido Pirata, mantiene una “postura distanciada” con respecto a Israel y la alianza político-cultural europea conocida como el Grupo de Visegrado, que República Checa conforma junto a Polonia, Hungría y Eslovaquia.

Además, Zeman ha denunciado directamente a Lipavsky por defender la celebración del llamado Día de Sudetenland, el nombre histórico que reciben ciertas zonas de la antigua Checoslovaquia cuya población alemana fue expulsada tras la II Guerra Mundial.

Zeman también ha asegurado que Lipavsky carece del nivel necesario para desempeñar el cargo. “A diferencia de otros candidatos, solo completó una licenciatura y su tesis final fue evaluada con la peor calificación posible”, indica.

Con esta decisión, el gobierno liberal-conservador del nuevo primer ministro, Petr Fiala, no puede comenzar sus funciones porque requiere para ello que el consejo de ministros esté completado, así que el gabinete previo liderado por Andrej Babis seguirá manteniendo sus funciones hasta que se solucione esta crisis.

Sin embargo, se desconoce cuánto podría durar este conflicto si Fiala, profesor de Ciencias Políticas, cumple con su amenaza de presentar esta cuestión ante el Tribunal Constitucional en un país donde existen serias dudas entre los expertos legales si el presidente, cuyas competencias son más o menos testimoniales, está capacitado para vetar ministros por motivos políticos o ideológicos.

“Tomo nota de la posición de hoy del Presidente de la República. El Tribunal Constitucional debe resolver de una vez por todas la cuestión de las competencias en relación con el nombramiento de nuevos miembros del gobierno. El lunes, después de la reunión en Lány, anunciaré cuáles serán nuestros pasos concretos. Estamos listos”, ha hecho saber Fiala en su cuenta de Twitter.

Por contra, la oficina de la Presidencia declara que la Constitución de la República Checa “no obliga al Presidente de la República a aceptar todas las propuestas que se le presenten”. “Por el contrario, el término ‘propuesta’ implica que puede ser tanto aceptada como rechazada, de lo contrario no sería una propuesta”, añade el razonamiento.



Source link

Request your prayer!