Noticias

El enojo equivocado de los judíos de la diáspora ante la política -por el coronavirus- de prohibir la entrada a Israel


Por Yaakov Katz

«Lo que funcionó en términos de las relaciones entre Israel y la diáspora judía ya no funciona. En lugar de ver a la diáspora como una billetera, el nuevo objetivo es mantener a los judíos conectados con Israel incluso si no hacen aliá».
Suena bien.

Esa fue la declaración de misión de Naftali Bennett en 2014, cuando se desempeñó como ministro de Economía y Asuntos de la Diáspora. Fue una idea que Bennett impulsó mucho en ese entonces, y lo sé, ya que yo me desempeñaba en ese momento como asesor principal de su personal. Encajaba en una iniciativa más amplia que el gobierno estaba tratando de promover en su búsqueda de formas de reforzar los lazos entre Israel y la diáspora.

De alguna manera, Bennett fue un poco extremo en su enfoque. Israel, argumentó entonces, debería considerar ofrecer a los judíos del mundo «semi-ciudadanía», un estatus que sería menos que la ciudadanía plena pero que le daría a la Diáspora «algún tipo de voz», como él mismo dijo, en las decisiones gubernamentales.

No fue realmente sorprendente viniendo de Bennett. Hijo de un olim (inmigrante) estadounidense, pasó varios años en su juventud en los EEUU y Canadá, y luego vivió en Nueva York dirigiendo una empresa de alta tecnología. Bennett conoce y aprecia la Diáspora, especialmente cómo cambió su vida cuando su esposa se convirtió en una observadora religiosa allí. Entró en la política entendiendo la importancia de la relación de la Diáspora con Israel, así como el simbolismo de Israel, y cómo era más que un Estado para quienes viven dentro de sus fronteras.

Por eso fue decepcionante esta semana escuchar a Bennett decir que, si bien la Diáspora está «cerca de mi corazón», no cambiaría las regulaciones del coronavirus para permitir que los judíos del mundo ingresen al Estado de Israel. Los judíos de la diáspora son extranjeros a los que se les ha prohibido ingresar a Israel desde fines de noviembre, dijo.

La posición de Bennett puede parecer comprensible. Es el primer ministro de Israel y su responsabilidad es, ante todo, salvaguardar la seguridad de los ciudadanos del país cuyo gobierno encabeza actualmente. Si bien la mayoría de los israelíes ciertamente sienten una afinidad con los judíos de todo el mundo, no creen que tener que ingresar a Israel durante una pandemia global deba ser una prioridad nacional. La pandemia está arrasando, continúa este argumento, y los extranjeros, incluso los judíos, deberían quedarse en sus países y nosotros nos quedaremos en el nuestro.

El problema con este pensamiento es que mira a Israel a través del prisma estrecho de ser un país solo para las personas que viven dentro de sus fronteras. Ignora el significado y el simbolismo que tiene para otros judíos de todos los rincones del mundo.

Mantener a los judíos fuera durante más de un mes ahora socava la forma en que los judíos, especialmente aquellos que no viven aquí, ven a Israel: como un santuario, un puerto seguro, un lugar de inspiración y conexión nacional.

Y eso es lo que realmente se reduce a la cuestión: ¿Israel es como cualquier otro país o es algo más? ¿Es un lugar donde solo los ciudadanos que viven allí pueden llamar hogar, o el papel que juega en la vida judía le da una posición diferente?

El cierre continuo de Israel a los judíos de todo el mundo está mal, ya que ignora y descarta el papel fundamental que Israel juega en las vidas de muchos de estos judíos extranjeros. Es un lugar en el centro de su propia identidad, uno por el que oran, se preocupan y apoyan en más de un sentido.

¿Significa eso que estos judíos tienen propiedad sobre Israel? Por supuesto que no. ¿Significa que tienen interés en el futuro del país? Absolutamente.
Hasta el coronavirus, la sensación era que el gobierno israelí entendía esto. La inversión anual de cientos de millones de shekels en programación para judíos de la diáspora, a través de Birthright, Masa, Mosaic o Momentum, fue una ilustración del reconocimiento de Israel de la dualidad de esta relación.

El dinero de los contribuyentes israelíes va a los judíos de todo el mundo porque entendemos que su fortaleza, seguridad e identidad judía son importantes no solo para ellos, sino también para nosotros.

Es la forma de Israel de demostrar que tener judíos comprometidos, educados y orgullosos en Nueva York, Sao Paulo, Johannesburgo, París y Sydney es importante para el Estado y su gente.

Pero esto no es suficiente: el gobierno debe comenzar a escuchar la forma en que algunos judíos de la diáspora en estos días hablan sobre Israel. A los líderes comunitarios, filántropos, rabinos y judíos corrientes que solían visitarlos con frecuencia ahora se les dice que no son buscados; los judíos sudafricanos observantes son rechazados en el aeropuerto y obligados a profanar el Shabat y a abordar vuelos fuera del país; y los programas educativos en los que Israel estaba en el centro penden de un hilo.

El gobierno está tomando activamente a algunos de los mejores amigos y partidarios de Israel y los está volviendo contra el Estado.

Tome Birthright como ejemplo. Antes de la pandemia, traía 50.000 participantes al año a Israel. El año pasado, apenas llegó a 6.000. Combine eso con 2020, y tenemos aproximadamente 100.000 jóvenes judíos que perdieron la oportunidad de conectarse con Israel, el judaísmo y su herencia.

¿El resultado? Verifique las tasas de matrimonios mixtos entre los que participaron en el viaje gratuito de 10 días y los que no lo hicieron: de los 100.000 que no vinieron a Israel, el 61%, según estudios anteriores, se casará con una pareja no judía. Si hubieran venido, el número se habría reducido al 45% (es cierto, los matrimonios mixtos no es la única forma de ver esto, y es incluso un poco anacrónico, ya que muchos de los propios participantes de Birthright provienen de familias de matrimonios mixtos, pero sigue siendo un factor importante).

Al no poder visitar Israel, estos posibles participantes de Birthright se están perdiendo la oportunidad de crear una conexión duradera con el Estado y su gente. Una visita crea esos lazos. Solo una visita puede hacerlo.

Y esa es la pregunta que los israelíes deben hacerse: ¿su Estado juega un papel más amplio y profundo para el pueblo judío, o es solo un hogar para sus ciudadanos?

Los gobiernos consecutivos en Israel han lidiado con esa pregunta en asuntos de religión y Estado: ¿el país acepta las solicitudes de los movimientos judíos progresistas de tener un lugar para orar en el Kotel? ¿Abre la conversión a los no ortodoxos? ¿Permite que reformista y conservador se casen aquí?

Estas preguntas surgen porque son importantes para los judíos de todo el mundo, e Israel entiende que, como «Estado judío», no puede cerrarse a ellos, por mucho que los políticos haredí traten de estrangular cualquier forma de judaísmo que no cumpla con sus estrictas normas estándares tradicionales.
El presidente Isaac Herzog articuló bien el tema el miércoles cuando dijo que la prohibición de los extranjeros era la primera vez en la historia de Israel que el país no permitía que los judíos ingresaran a sus fronteras. Dijo que era un hecho que los israelíes no podían simplemente ignorar.

¿Cuál es la solución? Se están planteando varias ideas. El gobierno podría decidir, por ejemplo, que alguien que tenga familia aquí pueda visitarlo, y por supuesto bajo restricciones de vacunación y cuarentena.

También podría decidir, como sugirió el propio Bennett en 2014, crear una semi-ciudadanía para los judíos de todo el mundo y permitir que esas personas ingresen al país.

¿En qué se basaría esa semi-ciudadanía? Para eso, ya existe una ley israelí: la Ley del Retorno. El gobierno podría decidir, por ejemplo, que cualquier persona que sea elegible para inmigrar bajo la Ley de Retorno sería elegible para recibir esa «semi-ciudadanía».

¿Son estas soluciones perfectas? No hay ninguna. Algunos rechazarán la semi-ciudadanía en sí, mientras que otros argumentarán que permitir solo judíos en el país discrimina a los grupos cristiano-sionistas, que no están menos dedicados al Estado.

Lo que tenemos que darnos cuenta es que estas prohibiciones tienen un precio, un precio que el gobierno de Israel debería negarse a aceptar. Después de un mes de que el país se cerró a los judíos extranjeros, es hora de reabrir.
Recuerde, primer ministro: los judíos de la diáspora no son solo una billetera.

Fuente: Jerusalem Post – Traducción: AJN





Source link

Request your prayer!