Noticias

El desierto del Néguev de Israel, elegido para figurar en el primer mapa cartográfico mundial de los hongos


Agencia AJN.- El desierto del Néguev, en Israel, ha sido elegido como uno de los 10 lugares del mundo en los que los hongos, uno de los héroes invisibles de la naturaleza, van a ser cartografiados por primera vez a nivel mundial.

La iniciativa, lanzada por una organización llamada Sociedad para la Protección de las Redes Subterráneas (SPUN), se centrará en las vastas redes subterráneas de hilos de hongos que interactúan con las raíces de alrededor del 90% de las plantas y podrían ser clave para absorber grandes cantidades de carbono.

«Las redes de hongos sustentan la vida en la Tierra. Si los árboles son los ‘pulmones’ del planeta, las redes de hongos son los ‘sistemas circulatorios’», declaró Mark Terceka, miembro del órgano de gobierno de SPUN, al periódico británico Guardian.

Aunque las setas son las partes del cuerpo más visibles de los hongos, no son más que los órganos reproductores, más o menos parecidos a los frutos de las plantas, aunque producen esporas en lugar de semillas.

Debajo de ellos corren enormes redes de hilos fúngicos, conocidos como micelio. SPUN estima que sólo en los diez centímetros superiores del suelo hay suficiente micelio fúngico para abarcar «alrededor de la mitad del ancho de nuestra galaxia».

Y estas redes absorben cantidades ingentes de carbono, que según SPUN podrían ser entre 5.000 y 17.000 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. La estimación más baja equivale a más de la mitad de todas las emisiones de CO₂ relacionadas con la energía en 2021.

«Generalmente se asume que los bosques tropicales contienen la mayor parte del carbono terrestre de la Tierra, pero los ecosistemas subterráneos de alta latitud contienen 13 veces más carbono», afirma SPUN.

Sin embargo, estas redes están amenazadas en medio de los temores de que «más del 90% del suelo de la Tierra estará degradado para 2050» debido a las amenazas causadas por el hombre, que van desde la pérdida de hábitat, los productos químicos agrícolas, la contaminación y la deforestación, hasta los riesgos relacionados con el cambio climático de temperaturas extremas, sequías e inundaciones.

Por ello, los científicos de la SPUN esperan cartografiar las redes para identificar las zonas y los ecosistemas que se enfrentan a las mayores amenazas y, según The Guardian, establecer vínculos con organizaciones locales de conservación para crear «corredores de conservación» para estos sistemas subterráneos.

Estos corredores serían el equivalente subterráneo de los corredores ecológicos aéreos, que hoy se consideran esenciales para conectar las reservas naturales y permitir la libre circulación de los animales (y las plantas) a medida que el espacio abierto va dejando paso al desarrollo urbano.

SPUN, cuyo trabajo está financiado por el inversor multimillonario de origen británico Jeremy Grantham, ya ha cartografiado sus primeras 10.000 muestras de redes y, en los próximos 18 meses, recogerá otras 10.000 en diversos ecosistemas de todos los continentes de la Tierra.

Además del desierto del Néguev, en el sur de Israel, incluirá Marruecos, las estepas de Kazajstán, el Sáhara occidental, las praderas y altiplanos del Tíbet, la tundra de Canadá, el bosque boreal de Rusia, la meseta mexicana y las zonas de gran altitud de Sudamérica.

Las redes de hongos también proporcionan lo que se ha denominado «Wood Wide Web», o «superautopista de la información», a través de la cual las plantas intercambian información, e incluso alimentos.

Las redes de hongos del Néguev ya son objeto de importantes investigaciones.

La Dra. Isabella Grishkan, profesora titular de la Universidad de Haifa, en el norte de Israel, lleva décadas investigando las redes de hongos del Néguev, aunque se centra en las redes de vida libre que funcionan independientemente de las raíces de las plantas.

Las redes que estudia desempeñan la función clave de descomponer los residuos orgánicos en sus elementos constitutivos.

Grishkan, que ha identificado 450 especies dentro de estas redes de funcionamiento libre, observó la sorprendente diversidad de hongos en un entorno tan hostil.

Ha descubierto que la mayoría se las arregla para sobrevivir al calor y la sequedad extremos del Néguev utilizando la melanina, el pigmento oscuro que también ayuda a los humanos a desenvolverse en entornos desérticos.





Source link

Request your prayer!