Noticias

El antisionismo es antisemitismo, y alguno todavía sigue sin enterarse


En los últimos años se ha convertido en dogma de fe para la izquierda que el antisionismo no es antisemitismo, y que es falso asumir que alguien que odia a Israel también odia a los judíos.

Algunos siguen en sus trece, y no han captado el mensaje.

No se ha enterado la gente que, ondeando banderas palestinas y coreando «Muerte a los judíos», agredieron a comensales judíos en un restaurante de sushi de Los Ángeles. Tampoco las personas que lanzaron fuegos artificiales en el distrito Diamond de Nueva York. Ni aquellos que golpearon brutalmente a un hombre que portaba una kipá en Times Square. No se ha enterado el personal que circulaba en coches por Londres lanzando proclamas antisemitas y llamando “violar a sus hijas». Tampoco las personas que se reunieron delante de una sinagoga en Alemania para proferir insultos. Menos todavía, quienes, en una protesta en Bruselas, corearon: “Judíos, recuerden a Khaybar. El ejército de Mahoma está regresando» –conmemorando la matanza de judíos en Khaybar -.

Tampoco han recibido el mensaje las personas que tuitearon el hashtag #HitlerWasRight (incluido alguien que ahora trabaja para la BBC), junto con el hashtag #Covid1948, una sugerencia de que Israel es un virus que necesita la cura de los cohetes de Hamas como «vacuna». Aparentemente, estos hashtags cuentan como discurso político legítimo en Twitter, una empresa cuyas objeciones al fanatismo son tan fuertes que una vez censuró a una feminista canadiense por el pecado de tuitear comentarios sobre mujeres transgénero como «los hombres no son mujeres».

En esta tormenta de odio, líderes políticos como el alcalde Eric Garcetti de Los Ángeles, el presidente Biden y el primer ministro Boris Johnson de Gran Bretaña han emitido declaraciones de condena apropiadas. En CNN, la corresponsal Bianna Golodryga criticó el antisemitismo del ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, cuando citó «bolsillos profundos» y «control [de] los medios» en términos de la influencia de Israel en la opinión pública”. Bien por ella.

Pero ahora bien, si ha habido una campaña online y masiva por parte de la izquierda en apoyo a los judíos, me la he perdido. Si los propietarios de empresas han enviado han expresado en el seno de sus organizaciones su preocupación por la seguridad de los empleados judíos, me lo he perdido. Si las asociaciones académicas han emitido cartas públicas denunciando el uso de estereotipos antisemitas por parte de activistas pro palestinos, las he echado de menos.

Es un curioso silencio. En la tierra de la inclusión, a los judíos se les niega la inclusión.

Una respuesta a los ataques que yo he visto que viene de la izquierda es que los ataques contra los Judíos están equivocados, ya que un Judío americano o británico o alemán no debe ser considerada responsable de las acciones del estado de Israel. Eso es cierto, pero es una respuesta parcial, muy limitada. ¿Habrían sido más justificables los ataques en Los Ángeles y Nueva York si las víctimas hubieran sido ciudadanos israelíes, incluso, digamos, diplomáticos israelíes? ¿Es aceptable el odio a todo un país y las amenazas o la violencia a su pueblo siempre que el odio no esté manchado por algún prejuicio más antiguo?

Es especialmente despreciable cuando se señala a Israel de una manera que no se aplica a ningún otro país. Para tomar solo un ejemplo, ¿cuándo fue la última vez que usted escuchó algo sobre una manifestación reclamando boicots y desinversiones en respuesta a la ocupación de 47 años por Turquía en el norte de Chipre, o sobre el bombardeo rutinario, utilizando aviones de fabricación estadounidense, de militantes kurdos en Irak?

Pero, de nuevo, esto no va lo suficientemente lejos. Las acusaciones hechas contra Israel, como robo de tierras palestinas (a pesar de que Israel abandonó hace 16 años Gaza, el territorio desde el cual fue atacado posteriormente) y violencia desenfrenada contra civiles palestinos, en particular niños (a pesar de que Israel advirtió regularmente a sus objetivos que desocuparan los edificios antes de atacarlos), no puedo evitar dejar de pensar en antiguos libelos sobre la codicia y la sed de sangre de los judíos.

Los libelos antiguos también se han hecho patentes cuando, tras 11 días de lucha entre Israel y Hamas, de alguna manera se constituye ese conflicto como un horror global único, incluso cuando el mundo apenas se da cuenta del asesinato de los talibanes este mes de 85 personas en una escuela en Kabul. La cosmovisión antisemita es siempre judeocéntrica, en el sentido de que está obsesionada con el comportamiento judío como factor supremo en la vida política nacional e internacional. Y últimamente, la izquierda está siendo terriblemente judeocéntrica.

Esto debería ser un un aviso importante para los progresistas que afirman estar horrorizados por toda forma de prejuicio. En cambio, se han complacido con un movimiento antiisraelí que sigue descendiendo a las formas más crudas de antisemitismo. Me recuerdan a cierto tipo de votante de Trump que ocasionalmente expresaba disgusto por su comportamiento más escandaloso, solo para volver a alinearse con él unos días después. Después de un tiempo, queda claro que la indignación es barata, si no es simplemente falsa.

Los progresistas tendrán que tomar sus propias decisiones sobre qué hacer con el floreciente antisemitismo entre ellos.

En cuanto a los judíos, deberían tomar los acontecimientos de los últimos días no tanto como un ultraje, sino, desgraciadamente, como un presagio.

Por Bret Stephens, para The New York Times

Original:





Source link

Request your prayer!