Noticias

Dudas de los aliados de Estados Unidos en la antesala de la reanudación de las conversaciones con Irán


Agencia AJN.- Editorial publicada en The Washington Post. Los comentarios realizados sobre Irán esta semana en los escenarios de Herzliya y Manama podrían dar a una persona una sensación de déjà vu desde 2015. Una vez más, los aliados de Estados Unidos en Medio Oriente miran con recelo la intención de Washington de llegar a un acuerdo con Teherán, mientras Israel hablaba con dureza.

Las escenas se producen la semana previa a que Estados Unidos inicie negociaciones indirectas con Irán para volver al acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015.

En el diálogo de Manama del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, que tuvo lugar en la capital de Bahréin el pasado fin de semana, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, declaró que «Estados Unidos sigue comprometido a impedir que Irán obtenga un arma nuclear. Y seguimos comprometidos con una solución diplomática de la cuestión nuclear. Pero si Irán no está dispuesto a comprometerse seriamente, entonces estudiaremos todas las opciones necesarias para mantener la seguridad de Estados Unidos».

Sin embargo, cuando llegó el momento de las preguntas, quedó claro que muchos de los expertos y funcionarios asistentes de todo el Golfo dudaban del compromiso de Washington con ese objetivo o incluso de su interés en Medio Oriente en este momento. La falta de una respuesta militar estadounidense al reciente ataque con drones a una base estadounidense en Siria fue uno de los factores que contribuyeron a esa sensación.

El coordinador de la Casa Blanca para Medio Oriente y el Norte de África, Brett McGurk, dijo que «si se nos pone a prueba, protegeremos a nuestro pueblo, incluso mediante el uso de la fuerza militar cuando sea necesario, y si tenemos que usar la fuerza, estamos preparados para hacerlo, con decisión».

Pero McGurk subrayó que la diplomacia será lo primero, y que el aumento de la presión sobre Irán no va a hacer que «cambie [su] orientación o que el régimen se derrumbe bajo las sanciones».

El asesor de Seguridad Nacional de Israel, Eyal Hulata, hablando en el mismo panel, no estuvo de acuerdo: «Irán no hará concesiones sólo porque se lo pidamos amablemente… Quien diga que la presión no funciona tiene que ver cómo la presión de las administraciones republicanas y demócratas hizo que Irán cambiara su política».

Dos días más tarde, el primer ministro Naftali Bennett pronunció un importante discurso político sobre la respuesta de Israel a la amenaza iraní, en el que subrayó que «incluso si se vuelve a un acuerdo [con Irán], Israel no es parte de él – no está obligado por él».

Se trata de una situación difícil, añadió Bennett, porque hay desacuerdos entre Israel y sus mayores aliados, pero Israel mantendrá su derecho a actuar de forma independiente en su defensa.

Fue un marcado cambio respecto a las declaraciones anteriores de Bennett de que Israel iba a trabajar con EE.UU. y mantener los desacuerdos a puerta cerrada.

Sonaba un poco como una repetición de 2015, sólo que con un presidente estadounidense y un primer ministro israelí diferentes. Israel, los EAU y Arabia Saudita comparten la preocupación por un acuerdo con Irán que no limita las acciones malignas de la República Islámica en toda la región, incluido su programa de misiles y -en una actualización de 2021- sus vehículos aéreos no tripulados armados, y cuyas restricciones nucleares no son lo suficientemente sólidas ni duraderas. Pero Israel es el que más está haciendo ruido al respecto.

Sin embargo, hay muchas diferencias entre 2015 y 2021.

Irán, por ejemplo, es más audaz que entonces. Comenzó a avanzar en su enriquecimiento de uranio mucho más allá del punto que tiene cualquier justificación civil a principios de este año, alcanzando un 60% de enriquecimiento y uranio metálico desarrollado.

Aunque el ayatolá Alí Khamenei es quien manda en última instancia, el hecho de que el nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, sea más descarado que su predecesor en su postura antiestadounidense y antioccidental, y tenga un pasado más sombrío como alguien que supervisó la ejecución de miles de disidentes, sigue siendo una mala señal para cualquiera que espere frenar las ambiciones nucleares de Teherán.

Los negociadores de Raisi han dicho que las conversaciones con EE.UU. no se refieren a la cuestión nuclear, sino sólo al levantamiento de las sanciones. Estados Unidos impone fuertes sanciones a Irán, colocadas por la administración anterior en la que el ex presidente Donald Trump dijo que era un intento de presionar a Irán para que volviera a la mesa de negociaciones para un acuerdo mucho más duro, pero la administración Biden ha dicho abiertamente que cree que estaban destinadas a provocar un cambio de régimen. Independientemente de la intención, ninguno de los dos resultados ha llegado a buen puerto. Se supone que Irán volverá a la mesa el lunes, pero sólo están dispuestos a hablar de menos que el JCPOA, no de más, y el régimen sigue intacto.

Los funcionarios de Washington son muy escépticos en cuanto a la posibilidad de que las conversaciones de Viena den resultados, ya que Irán adoptó una línea muy dura. Pero también se mostraron dispuestos a suavizar significativamente la postura de Estados Unidos, con un acuerdo de «menos por menos» que haría que Irán detuviera el enriquecimiento -sin renunciar a nada de su uranio ya enriquecido- a cambio de levantar algunas sanciones. Israel considera que esto es incluso peor que el JCPOA; sería que Estados Unidos dejara de presionar a Irán y obtuviera algo esencialmente inútil a cambio, porque Irán podría continuar su programa nuclear donde lo dejó.

A diferencia de 2015, cuando el JCPOA puso un régimen de inspecciones -por imperfecto que fuera-, Irán ha puesto un obstáculo tras otro frente al Organismo Internacional de Energía Atómica, como admitió esencialmente su director general Rafael Grossi el miércoles tras una visita a Irán, diciendo: «No pudimos llegar a un acuerdo… Estamos cerca del punto en el que no podría garantizar la continuidad del conocimiento».

En el lado positivo, Israel tiene ahora más aliados en la región que nunca.

Volviendo al Diálogo de Manama, Hulata pidió un frente unido y decidido contra Irán, que incluya a EE.UU., EAU, Bahréin, Israel y -en particular- Arabia Saudita e Irak. Esto ocurrió en el mismo escenario desde el que, un año antes, un funcionario saudí reprendió al director del Centro de Jerusalem para Asuntos Públicos, Dore Gold, confidente del entonces primer ministro Benjamín Netanyahu; este año no se produjeron incidentes de este tipo, y no se informó de que se hubieran planteado objeciones públicas a que los saudíes fueran llamados «amigos» por Hulata.

Además, el miércoles, el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, estuvo en Rabat para firmar un memorando de entendimiento en materia de defensa entre Israel y Marruecos.

Estos aliados están trabajando con Israel y Estados Unidos en ejercicios militares conjuntos destinados a enviar un mensaje a Teherán.
Sin embargo, como dijo el ex jefe del Mossad, Tamir Pardo, en la misma conferencia en la Universidad de Reichman después del discurso de Bennett, la preparación independiente de Israel contra Irán no es suficiente, porque «sólo EE.UU. sabe cómo» detener realmente a Irán.

Y los aliados estadounidenses en la región, desde Israel hasta el Golfo, mostraron esta semana que no están seguros de que Estados Unidos esté realmente comprometido con lo que prometió.

Autor: Lahav Harkov – The Jerusalem Post





Source link

Request your prayer!