Noticias

Dos israelíes se consagran campeones mundiales juveniles en atletismo y windsurf


Agencia AJN.- El presidente Yitzhak Herzog y el primer ministro Naftali Bennett organizaron un evento de homenaje en honor a la delegación olímpica de Tokio 2020 en la Casa del Presidente.

A la reunión asistieron el décimo presidente Reuven “Ruby” Rivlin, el ministro de Cultura y Deportes Hili Trooper, el presidente del Comité Olímpico de Israel, Yigal Carmi, el director general del Comité Olímpico de Israel y el jefe de la delegación de Tokio, atletas, entrenadores y personal médico de la delegación.

El presidente abrió sus comentarios señalando su agradecimiento a los atletas: “Desde que el primer ministro Bennett y yo estamos en el cargo han habido tantas medallas, y esta es la primera vez que el primer ministro y el presidente realizan este evento juntos. Nuestros campeonas y campeones, bienvenidos a la Casa del Presidente, bienvenidos a casa. Medallas, honor y fama mundial. ¡Son enormes!

Cuando viajaron a Tokio teníamos un sueño: escuchar el ‘Hatikva’ en Japón. Y han cumplido nuestro sueño. A todos nosotros. Hicieron historia cuando los sonidos del ‘Hatikva’ se tocaron no solo una, sino dos veces, en el Salón de la Fama de las Campeonas y Campeones del Mundo gracias a ustedes”.

“Linoy, Artiom, Avishag, el querido equipo de judo, toda la delegación, los que recogieron las medallas, pero también los que lo dieron todo y estuvieron tan cerca. Para nosotros, ustedes son los campeones de los campeones”, enfatizó el presidente.

El presidente agregó sobre la unidad de la gente en torno a los Juegos: “Ustedes han expandido nuestros corazones, inflado nuestros pechos y han hecho que todo un país se sienta orgulloso, feliz por unos momentos. Mientras los veíamos respirar un momento antes del marcador final, un segundo antes de la batalla decisiva, mientras los miramos, llorando de emoción, marchando hacia el podio, millones de israelíes, todos éramos uno. Izquierda y derecha, laicos y religiosos, judíos y árabes, veteranos e inmigrantes, coalición y oposición. De un extremo al otro del país. En esos momentos, todos éramos solo israelíes. Con un corazón lleno de felicidad y orgullo”.

Al final de su discurso, el presidente agradeció al Comité Olímpico Israelí, a los entrenadores y a las familias que acompañaron a los atletas durante muchos años, no siempre en términos sencillos. “Estamos orgullosos de ustedes. Todos estamos esperando que recojan el oro de la Torre Eiffel en París. Gracias”, firmó.

Bennett Ashram Dolgopyat

En palabras del Primer Ministro Naftali Bennett: “Ser parte de la delegación olímpica israelí es siempre un gran privilegio. Formar parte de la delegación olímpica que ha traído los logros más destacados de todos los tiempos: es un doble privilegio que ustedes han ganado. La inversión, el esfuerzo, el trabajo duro, las decepciones y las alegrías, el largo camino que recorren desde la infancia, y especialmente el mensaje a través de ustedes para la juventud del Estado de Israel: que hay que esforzarse y esforzarse, esa es la principal cosa, y por eso estamos agradecidos. En un momento complejo y desafiante para todos nosotros, un país entero los miró desde lejos, se conmovió y se secó una lágrima. Miramos a todos y cada uno de ustedes, sostuvimos sus dedos, y no decepcionaron. En nombre del gobierno israelí, y en nombre de todos los ciudadanos israelíes, quiero felicitarlos. Ustedes ganaron medallas y los ciudadanos de Israel los ganaron a ustedes”.

Ganadora de la medalla de oro en gimnasia rítmica, Linoy Ashram agradeció al presidente por la cálida bienvenida y dijo: “En los Juegos Olímpicos de Tokio, sentimos vuestro apoyo. Sabíamos que todo el Estado de Israel nos respaldaba, independientemente del resultado que lográramos. Este es el espíritu israelí, la solidaridad, la garantía mutua que todos conocemos y amamos. Estamos aquí ahora como campeones olímpicos, todavía sin creer y esperando que alguien nos despierte de este sueño. Quizás, de hecho, será mejor que no nos despierten. Cuando estuvimos aquí en junio, hace dos meses en total, emocionados y aprensivos, unos días antes de los grandes momentos de nuestras vidas, en el escenario más grande del mundo, es posible que nos hayamos atrevido a soñar con eso, pero no lo dijéramos en voz alta. En los deportes competitivos, el trabajo de años se convierte en una o dos horas, con los ojos de todo el mundo mirándonos. Tal vez sea así en la vida, y aún más grande: dos o tres decisiones, después de un importante trabajo preparatorio, pueden determinar cómo será la realidad de todos nosotros”.

Artiom Dolgopiat, ganador de la medalla de oro en gimnasia artística, agregó: “La gloria o el honor es para quienes están al frente, pero esto es solo el final de la pirámide, y cada pirámide descansa sobre una larga fila de personas gracias a quienes hemos llegado a este momento. Ninguno de nosotros podría haber ganado una medalla, llegar a la final o incluso haber logrado participar en los Juegos Olímpicos, sin todos los hombres y mujeres del plantel profesional y médico, y ustedes también, que nos respaldan y nos permiten soñar lo más lejos posible, y cumplir. Así que en nombre de todos nosotros, los atletas de la delegación olímpica, gracias”.





Source link

Request your prayer!