Noticias

Coronavirus en Israel. El gobierno aprueba subvenciones especiales para el personal médico de COVID de primera línea


La visita de trabajo a la región de Antofagasta que cumplió hace unos días la embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg (45) -que incluyó saludos protocolares a autoridades regionales-, le permitió rememorar viajes pasados a esta zona del país, como cuando en su juventud visitaba a su hermana radicada en Santiago, según comenta.

“Cuando fui a la Plaza Colón dije: “yo conozco este lugar”, afirma con entusiasmo la representante hace dos años del gobierno israelí en Chile, al recordar viajes a la Segunda Región, que también incluyeron recorridos por San Pedro de Atacama.

Rosenberg en la ciudad de Antofagasta cumplió actividades en el terminal portuario ATI, en la U. Católica del Norte, a lo que se agregó una visita al campamento Israel de la capital regional. Un itinerario que incluyó encuentros con autoridades políticas, como el gobernador regional, Ricardo Díaz; y el alcalde de Antofagasta, Jonathan Velásquez.

“Antofagasta me recuerda mucho al sur de Israel, aunque ahí nos falta el mar. El desierto en Israel fue la motivación de nuestros padres fundadores de crear esa visión de hacer florecer el desierto, por lo que pusieron el énfasis en el desarrollo humano y la innovación para convertir a un país de desierto y con muy poca agua y ceros recursos naturales, en un país que es el tercer innovador del mundo”, afirma.

Con un inconfundible acento porteño, que ella explica por su origen argentino -país desde donde se trasladó en su infancia junto a su familia a Israel y aún mantiene familia-, la embajadora de Israel aborda diversos aspectos vinculados a la contingencia local y global con El Mercurio de Antofagasta.

¿Cómo ha vivido la pandemia, embajadora, labor en Chile y también lo sucedido en Israel, que para muchos fue el referente en el manejo del covid-19; aunque luego enfrentó una fuerte reactivación de casos?

-Lo que ha ocurrido en Israel como en el resto del mundo, es que aprendimos una lección en ser humildes, en cuanto a que nadie tiene todas las respuestas. Si miramos a nivel global, varios países hicieron buenas cosas, aunque se cometieron errores, y es porque nadie tiene las respuestas a todo. Es un desafío complejo y nuevo. En Israel se hizo un buen manejo de la pandemia, primero con la campaña de vacunación, que fue el primer país que consiguió vacunar a la mayoría de su población. En marzo tuvimos una apertura completa, durante cuatro meses, sin uso de la mascarilla y sin uso de pase de movilidad. Y lo que ocurrió hace pocas semanas es que empezó a entrar la variante Delta, y eso cambió todo, porque tuvimos un alza muy grave. Hace pocos días pasamos los 10 mil contagios diarios después de cuatro meses en que teníamos menos de 30 contagios diarios. Y lo que se empezó a hacer hace unas dos semanas, fue aplicar la tercera dosis de refuerzo. Ya hay un 1,5 millón de vacunados con la tercera dosis”, comentaba el miércoles pasado Rosenberg.

“Hicimos un diálogo hace dos semanas con el presidente (Sebastián) Piñera, el ministro Enrique (Paris) y el Ministro de Salud en Israel para ver que se está haciendo en los dos países y aprender uno del otro, de las buenas prácticas. Israel de alguna manera se convirtió en el laboratorio mundial de la vacuna, porque fue el país con la campaña de vacunación más rápida en los primeros meses, que ha sido solo con Pfizer”.

Respecto a otra contingencia, que impacta hoy globalmente ¿cómo está avanzando hoy Israel frente al cambio climático?, considerando que quizás esa experiencia pueda compartirse con otras naciones.

“Todo el tema de la sustentabilidad es importante a nivel global, y por supuesto para Israel. Desde el comienzo del Estado se puso mucho enfoque en el tema hídrico y en temas de energías renovables. Hoy con todos los informes que no están alertando, Israel se volvió a comprometer con los distintos acuerdos en las cumbres de la ONU en resguardo del Medio Ambiente, ofreciendo buenas prácticas y tecnologías que puedan ayudar a otros países a mejorar su situación. El calentamiento global al igual que la pandemia requiere de la cooperación internacional(…) Lo que también se está desarrollando mucho en los últimos años en Israel es el tema de la tecnología de alimentos, para aportar con soluciones tecnológicas que permitan sustituir alimentos que provienen de animales, porque los informes de la ONU muestran que la industria de carnes y lácteos es una de las industrias que más contamina”.

¿Algunas de esas iniciativas se podrían implementar y transferir en Chile y, por ejemplo, Antofagasta?

-Sí, estamos trabajando mucho y con un equipo comercial a lo largo del país para traer soluciones tecnológicas de Israel a Chile. Parte de la razón también de nuestra visita a Antofagasta es entender las necesidades y ver de qué manera podemos aportar en el tema hídrico, que es importante para todo el país y especialmente a esta región. Más allá del tema de desalinización, que ya se está usando aquí, es importante el tema del tratamiento y reutilización de aguas. Israel es el país que más reutiliza aguas a nivel global, casi con el 90% de reutilización de aguas. También estuvimos viendo otros temas, por ejemplo, el de ciudades inteligentes y cómo usar tecnologías para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas, como también para promover participación ciudadana en las tomas de decisiones a nivel local.

En el aspecto de desalinización y manejo hídrico, ante el mayor desarrollo tecnológico de Israel y su condición desértica similar a algunas regiones del norte del país ¿qué podría aportar Israel a regiones del norte de Chile que enfrentan hoy también el problema de escasez hídrica?

-Lo que estuvimos haciendo en los últimos años es ayudar a organizar delegaciones de diferentes regiones para que vayan a Israel y conocer todo el tema del manejo hídrico. Porque el tema hídrico no se trata solo de tecnología sino también de gestión, acerca de cómo se maneja el tema; y un tercer punto en esto, es la educación en el ahorro de agua, en el que también ofrecimos nuestro aporte a la región acerca de cómo educar a la población desde los niños hasta adultos y adultos mayores para lograr un cambio cultural, en cuanto a la buena utilización del agua”.

Rosenberg plantea que la pandemia, ante la imposibilidad de traer expertos de distintas áreas al país, brindó la oportunidad de implementar seminarios mediante plataformas digitales con distintas regiones para abordar con especialistas el tema hídrico y otras materias. La delegada diplomática agregó que se proyecta que de aquí a inicios del próximo año se retomen los cursos de capacitación y becas de estudio para profesionales chilenos en ese país, en lo que forma parte de la labor de la Agencia de Cooperación Internacional de Israel para naciones en desarrollo.

 

Fuente: El Mercurio de Antofagasta.





Source link

Request your prayer!