Noticias

Cómo Israel se convirtió en víctima de Turquía


Aencia AJN.- Editorial publicada en The Jerusalem Post. Lo sucedido a los Oaknin plantea cuestiones enormemente preocupantes sobre Turquía, el uso del presidente turco Recep Tayyip Erdogan de la «diplomacia de los rehenes» y la seguridad de los israelíes.

«Alguien debe haber hecho una acusación falsa contra Josef K, porque fue arrestado una mañana sin haber hecho nada malo», dice la línea de apertura de El Proceso de Franz Kafka, el cuento clásico de la absoluta impotencia de un hombre al tratar con un régimen inescrutable.
Sustituyan los nombres de Mordi y Natali Oaknin por Josef K, y tendrán una idea de lo que el matrimonio de conductores de autobús de Egged, de Modi’in, sufrió durante ocho días en una cárcel turca.

En un momento eran turistas despreocupados mirando a Estambul desde la torre de observación más alta de Europa y sacando fotos desde sus teléfonos, y al minuto siguiente estaban encarcelados en una cárcel turca sin acceso a su abogado ni a un funcionario consular israelí durante casi una semana.

Sin embargo, a diferencia de Josef K, los delitos de los que se acusaba a los Oaknin se dieron a conocer: «espionaje militar y político», al menos según el ministro turco del Interior, Süleyman Soylu.

Además, a diferencia de Josef K, que finalmente fue ejecutado en una cantera a las afueras de la ciudad, la saga de los Oaknin tuvo un final feliz: el jueves por la mañana volaron y una nación respiró con alivio colectivo.

Sin embargo, al igual que El Juicio, lo que les ocurrió a los Oaknin -a pesar del final aparentemente feliz- es profundamente perturbador y plantea cuestiones enormemente preocupantes sobre Turquía, el uso de la «diplomacia de los rehenes» por parte del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, la relación de Israel con Turquía y si los israelíes ya no están seguros al viajar allí.

Para entender la saga de Oaknin, dice Hay Eytan Cohen Yanarocak, experto en Turquía del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem y del Centro Moshe Dayan de Estudios de Oriente Medio y África de la Universidad de Tel Aviv, hay que ampliar el lente. Esta saga no comenzó cuando esta pareja fue detenida el 10 de noviembre, sino cuando la Organización de Inteligencia Turca detuvo el mes pasado a una supuesta red de espionaje del Mossad que, según dijo, estaba formada por 15 hombres, árabes palestinos y sirios.

Mientras que esa historia causó un gran revuelo en Turquía, después de que la semana anterior se informara de que la inteligencia turca había descubierto una red de espionaje iraní, apenas se registró en Israel. Ningún funcionario israelí respondió, y en un día desapareció de las noticias.

Esto, según Yanarocak, disgustó al servicio de inteligencia turco. Quería que las detenciones llamaran la atención de la comunidad de inteligencia israelí, y utilizarla como moneda de cambio para conseguir que Israel hiciera concesiones.

«Desde la perspectiva turca, están seguros de que los 15 estaban relacionados con Israel. Supongo que la inteligencia turca exigió algo concreto al Mossad, y éste no les dio lo que querían», dijo.

El problema era doble: En primer lugar, las pruebas contra los 15 hombres eran muy endebles y, en segundo lugar, se trataba de árabes no israelíes cuya detención no conmovía al público israelí. Para ello, los turcos necesitaban algunos judíos israelíes. Los Oaknin encajaban en ese perfil.

Yanarocak no cree que llegara una orden desde lo alto para secuestrar a israelíes judíos, pero una vez que se levantaron las sospechas sobre la pareja, y cayeron en el regazo de las autoridades, los turcos vieron esto «como una oportunidad para recibir [de Israel] lo que no pudieron obtener del asunto anterior».

En cuanto a lo que podría ser, Yanarocak dijo: «Mi suposición, y subrayo la palabra suposición, es que se trata de algo relacionado con las actividades de Hamás en Turquía, o con las actividades de Turquía en la Franja de Gaza».

Se basó en parte en los informes de la prensa turca sobre la red de espionaje, que destacaban que los sospechosos estaban siguiendo a miembros de Hamás en suelo turco.

Aunque los 15 hombres detenidos en octubre eran palestinos, y muy bien podrían haber estado trabajando en nombre de la Autoridad Palestina vigilando las actividades de su archienemigo Hamás, la prensa turca lo calificó de «red de espionaje israelí».

«Es más fácil decir al público turco que han capturado a agentes israelíes, que a agentes palestinos que estaban espiando a otros palestinos», dijo.

En cualquier caso, la detención de esta «red de espionaje» -una operación de un año de duración- no consiguió absolutamente nada de Israel. Así que, un par de semanas después -al menos según esta teoría- los turcos volvieron a atacar.

Aunque pueda parecer una locura que un aliado de la OTAN capture a ciudadanos de otros países para utilizarlos como moneda de cambio, cuando se trata de Turquía no es ciencia ficción.

Aykan Erdemir, que fue miembro del parlamento turco de 2011 a 2015 como representante del Partido Popular Republicano pro secular, dijo que este tipo de «diplomacia de rehenes» ha sido parte de la caja de herramientas de Erdogan desde el fallido golpe de Estado en su contra en 2016.

Erdemir, que actualmente es el director senior del programa de Turquía en la Fundación para la Defensa de las Democracias, fue coautor de un resumen para ese think tank de Washington en 2018 titulado «La diplomacia de los rehenes de Erdogan.» Poco después apareció un artículo en Foreign Policy bajo el título «La nueva política exterior de Turquía es la toma de rehenes».

En otras palabras, lo que sufrieron los Oaknin y los israelíes esta semana no es nada nuevo: Erdogan lleva años haciéndolo. Entre los casos más célebres están la detención del pastor estadounidense Andrew Brunson en 2016 y la del periodista germano-turco Deniz Yücel en 2017.
«Estoy bastante seguro de que los Oaknin no son más que las últimas fichas de negociación o peones en la diplomacia de los rehenes de Erdogan», dijo Erdemir. «Aprovechará esta oportunidad para extraer concesiones de las autoridades israelíes».

Erdemir estuvo de acuerdo en que es poco probable que se haya urdido un complot en las altas esferas para secuestrar a la pareja de Modi’in, pero que una vez que se hizo evidente su captura, hubo «una improvisación de la política». Dijo que este ha sido también el patrón en relación con otros rehenes tomados en Turquía, incluidos dos soldados griegos detenidos en 2018.

Esto demuestra lo «irracional» que se ha vuelto la política turca, dijo, antes de corregirse y decir que este tipo de comportamiento no puede ser simplemente descartado como irracional.

«En realidad existe una racionalidad, no dentro del sistema democrático occidental, sino dentro de la ideología islamista», dijo.
«Yo diría que, dado el entorno y la ideología a la que pertenece Erdogan, ha estado tomando prestadas las políticas de Irán, y ha estado tomando prestadas las políticas de los grupos islamistas más militantes, porque sabemos que el secuestro, la toma de rehenes y las peticiones de rescate han sido habituales con Irán y sus apoderados, así como con las organizaciones yihadistas suníes».

Erdemir dijo que todos los apoderados de Turquía en Siria han estado implicados en secuestros para pedir rescate, y que allí se ha convertido en una práctica generalizada.

Además, y este es el aspecto más problemático, Erdogan ha visto que esta diplomacia de los rehenes da resultados, al menos en algunas ocasiones, incluso frente a Israel.

Después de que Turquía secuestrara a Brunson, Erdogan pidió al entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que llamara al entonces primer ministro Benjamín Netanyahu e intercediera por un ciudadano turco, Ebru Ozkan, detenido en Israel por contrabando de fondos para Hamás. Trump hizo la llamada, pensando que esto ayudaría a conseguir la liberación de Brunson. Israel liberó a Ozkan, pero Turquía retuvo a Brunson. Finalmente fue liberado tres meses más tarde, en 2018, pero solo después de que Trump desatara una tormenta en Twitter que hundió la lira turca.

Alemania, se cree ampliamente, sí cedió a algunas demandas turcas como parte del precio para liberar a Yücel, levantando las sanciones a la industria militar de Turquía.

Erdemir, hablando un día antes de la liberación de los Oaknin, dijo que los casos anteriores de toma de rehenes en Turquía han mostrado un patrón del que se pueden aprender tres cosas.

En primer lugar, que el tiempo es esencial, y que hay que hacer grandes esfuerzos para lograr la liberación en las dos primeras semanas de la detención, porque cuanto más tiempo permanezcan los detenidos en custodia, más «probable es que el asunto se intensifique», y menos probable es la posibilidad de una pronta liberación o absolución.

En segundo lugar, dijo, Erdogan suele responder más positiva y rápidamente a los incentivos y desincentivos ofrecidos a puerta cerrada, lo que le permite salvar la cara.

Y la tercera lección, dijo, es que «si la política israelí gira en torno a los incentivos, en lugar de una sana mezcla de desincentivos e incentivos, esto podría alentar una mayor toma de rehenes». Salvar a una pareja inocente es de suma importancia, pero mientras lo hace el gobierno israelí no debe incentivar a Erdogan a intensificar la diplomacia de los rehenes tomando otras víctimas».

¿Qué dio Israel a Turquía a cambio? Aunque los funcionarios israelíes dijeron que no hubo precio, al turco Yanarocak le cuesta creerlo. Dijo que era de destacar que el jefe del Mossad, David Barnea, estaba en Turquía tratando el tema, lo que indica que este asunto estaba relacionado con las comunidades de inteligencia. «Todo el mundo dice que Israel no ha pagado un precio político, pero yo creo firmemente que hemos pagado un precio en el ámbito de la inteligencia», aseguró.

En cuanto a cuál podría ser ese precio, las especulaciones van desde algo que tiene que ver con el seguimiento por parte del Mossad de los operativos de Hamás en Turquía, hasta las actividades turcas en Cisjordania y Gaza, o incluso algo relacionado con las fundaciones turcas que operan en Jerusalem.

Pero Yanarocak dijo que está convencido de que hubo algún precio; en otras palabras, Erdogan no dejó ir a la pareja por la bondad de su corazón. Lo cual tiene sentido, porque aunque el presidente turco es conocido por muchas cosas, el humanitarismo y la debilidad por los israelíes no son las más importantes.

Autor: Herb Keinon – The Jerusalem Post.





Source link

Request your prayer!