Noticias

Bennett viaja a los Emiratos Árabes Unidos para la primera visita oficial del primer ministro israelí


Agencia AJN.- El líder de la oposición, Benjamín Netanyahu, dijo que «aprecia mucho» el apoyo del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, a Israel, después de que el exmandatario estadounidense arremetiera contra él en un ataque lleno de improperios por felicitar al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por su victoria en las elecciones del año pasado. Netanyahu explicó que tenía que felicitar al vencedor presidencial demócrata por el bien de la vital relación entre Estados Unidos e Israel.

«El ex primer ministro Netanyahu realmente aprecia la gran contribución que el presidente Trump hizo al Estado de Israel y a su seguridad», dijo un comunicado de la oficina de Netanyahu.

«También aprecia realmente la importancia de la fuerte alianza entre Israel y Estados Unidos, y por ello era importante que felicitara al presidente entrante», añadió el comunicado, en referencia a Biden.

Los comentarios se produjeron horas después de la publicación de unos comentarios en los que Trump afirmaba que el mensaje de felicitación de Netanyahu a Biden se produjo demasiado rápido tras el anuncio de los resultados de las elecciones, resultados que sigue impugnando a día de hoy.

«Llegó muy pronto. Como más temprano que la mayoría. No he hablado con él desde entonces. Que se joda», dijo Trump en una entrevista con el periodista Barak Ravid.

En realidad, Netanyahu tardó bastante en felicitar a Biden en noviembre del año pasado, haciéndolo llamativamente muchas horas después de muchos otros líderes mundiales.

rump habló con Ravid en abril y julio para el nuevo libro en hebreo del periodista israelí, «La paz de Trump», sobre los acuerdos de normalización entre Israel y los estados árabes, que fueron negociados con la ayuda de la administración Trump.

El diario Yedioth Ahronoth publicó el viernes extractos de la entrevista antes de la publicación del libro el domingo.

El rechazo de Trump a la victoria electoral de Biden le llevó a boicotear su investidura. También llevó al asalto del 6 de enero al Capitolio de EE.UU. por una turba de partidarios de Trump, por lo que la Cámara de Representantes de EE.UU. impugnó al ex presidente por segunda vez.

Ravid escribe para el sitio de noticias israelí Walla y para el sitio de noticias estadounidense Axios.

En declaraciones a Ravid, el ex presidente dijo que nadie había ayudado a Netanyahu más que él, y que por tanto consideraba una traición que Netanyahu felicitara a Biden por su victoria electoral, incluso cuando Trump afirmaba falsamente que las elecciones habían sido robadas.

«Nadie hizo más por Bibi. Y a mí me gustaba Bibi. Me sigue gustando Bibi», dijo Trump, refiriéndose a Netanyahu por su apodo. Fue «el hombre por el que más hice que cualquier otra persona con la que traté».

«Pero también me gusta la lealtad. La primera persona que felicitó a Biden fue Bibi. Y no sólo le felicitó, sino que lo hizo en una cinta.

«Me decepcionó personalmente», dijo. «Bibi podría haberse quedado callado. Cometió un terrible error».

Trump dijo que su decisión de retirarse del acuerdo nuclear de 2015 con Irán -al que la actual administración pretende volver fue «por mis relaciones con Israel.»

Y afirmó que si no lo hubiera hecho, «creo que Israel ya habría sido destruido quizás».

«Ahora Biden vuelve al acuerdo porque no tiene ni idea. Los israelíes lucharon contra este acuerdo y Obama no les escuchó. La decisión de retirarse del acuerdo se debió a mis relaciones con Israel, no con Bibi. Esos eran mis sentimientos hacia Israel».

Trump también dijo que había salvado a Netanyahu en las elecciones israelíes de abril de 2019 al reconocer los Altos del Golán como territorio israelí. Esa elección fue la primera de cuatro comicios nacionales no concluyentes en dos años de caos político que duró hasta que Netanyahu fue destituido por el actual gobierno.

«Lo hice justo antes de las elecciones, lo que le ayudó mucho… habría perdido las elecciones si no fuera por mí. Así que empató. Subió mucho después de que lo hiciera. Subió 10 o 15 puntos después de que yo hiciera los Altos del Golán».

Las declaraciones de Trump en la entrevista respaldan los informes del periodista estadounidense Michael Wolff, quien escribió en su relato de la presidencia de Trump que consideraba el mensaje de Netanyahu a Biden como la «última traición.»

Trump se desgañitó ante sus ayudantes diciendo que Netanyahu felicitó a Biden «antes de que se secara la tinta». El libro de Wolff, «Landslide: Los últimos días de la presidencia de Trump», se publicó en julio.

Trump se negó a reconocer su derrota, haciendo acusaciones infundadas de fraude grave y prometiendo llevar su caso a los tribunales, acciones que finalmente animaron a sus seguidores a asaltar el edificio del Capitolio de EE.UU. en un intento de detener la certificación de la victoria electoral de Biden.

El aparente enfado de Trump se produjo a pesar de que Netanyahu fue uno de los últimos grandes líderes mundiales en felicitar a Biden y a la vicepresidenta Kamala Harris.

Tras un paréntesis llamativamente largo, Netanyahu emitió un comunicado en su cuenta personal de Twitter el 8 de noviembre de 2020 a las 7 de la mañana en Israel (medianoche EST), más de 12 horas después de que las cadenas de medios de comunicación estadounidenses dieran la presidencia a Biden.

Los analistas señalaron que en sus tuits y en sus posteriores comentarios al gabinete, Netanyahu no se dirigió a Biden como «presidente electo» y no afirmó explícitamente que el ex vicepresidente y senador de Delaware había ganado las elecciones.

En un segundo tuit, agradeció a Trump «la amistad que ha mostrado al Estado de Israel y a mí personalmente, por reconocer Jerusalén y el Golán, por enfrentarse a Irán, por los históricos acuerdos de paz y por llevar la alianza estadounidense-israelí a cotas sin precedentes».

Netanyahu había construido una estrecha relación con Trump y su administración, que revirtió décadas de política estadounidense al reconocer la soberanía israelí sobre Jerusalén y los Altos del Golán, y eliminar la oposición a la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania.

Los estrechos lazos de Netanyahu con Trump y los republicanos en su esquina habían hecho temer una pérdida de apoyo bipartidista a Israel en Washington.

El hecho de que Netanyahu tomara la palabra 12 horas después de que las principales cadenas estadounidenses proyectaran que Biden había vencido a Trump -y mucho después de que lo hicieran la mayoría de los líderes mundiales- fue motivo de preocupación para algunos.

Yair Lapid, líder de la oposición en ese momento y ahora ministro de Asuntos Exteriores, fue el primer político israelí en felicitar a Biden. Dijo entonces que era «cobarde y vergonzoso» que los máximos dirigentes del país permanecieran en silencio, y que «perjudica los intereses israelíes».

Desde que destituyó a Netanyahu, Lapid y su socio de coalición, el primer ministro Naftali Bennett, han hecho de la restauración del apoyo bipartidista en Estados Unidos un objetivo diplomático clave.

Trump sigue ejerciendo una gran influencia en el partido republicano a pesar de haber perdido las elecciones. Preguntado por si podría intentar presentarse de nuevo en 2024, el ex presidente dijo: «Ya veremos, tal vez tenga un segundo mandato. Veremos qué pasa. No estoy haciendo ningún plan».





Source link

Request your prayer!