Noticias

Análisis sobre el palestino que mató a tres personas en Tel Aviv y fue abatido tras una persecución


Artículo publicado por Patrick Kingsley en The New York Times

Agencia AJN.- El terrorista que mató a tres personas en Tel Aviv la semana pasada escapó inicialmente tras su ataque frente a un concurrido bar en el corazón de la ciudad más cosmopolita de Israel. Tras una búsqueda nocturna, las fuerzas policiales dijeron que habían matado al terrorista en un tiroteo cerca de una mezquita en Jaffa.

Las fuerzas de seguridad israelíes abatieron el viernes por la mañana al terrorista palestino que había huido la noche anterior tras matar a dos personas, que con el correr de las horas se transformaron en tres, y herir a otras 13 a la salida de un concurrido bar del centro de Tel Aviv.

La policía dijo que los disparos en Tel Aviv habían ocurrido justo después de las 9 de la noche, fuera de un bar lleno de gente que disfrutaba del comienzo del fin de semana (En Israel la semana laboral es de domingo a jueves). El terrorista escapó inicialmente, lo que llevó a las fuerzas de seguridad a embarcarse en una persecución de nueve horas. Ordenaron a los residentes que permanecieran en casa mientras peinaban la ciudad en busca del palestino, poniendo el centro de Tel Aviv bajo llave.

A las 6 de la mañana del viernes pasado, el servicio de seguridad interna de Israel, el Shin Bet, dijo que las fuerzas policiales habían matado al terrorista en un tiroteo cerca de una mezquita en Jaffa, el distrito más meridional del municipio de Tel Aviv.

El tiroteo en el exterior del bar fue el cuarto ataque mortal en Israel en menos de tres semanas, y elevó a 14 el número total de muertos desde el 22 de marzo. El asalto hizo temer un aumento aún más intenso de la violencia en los próximos 10 días, cuando se espera que la rara convergencia del Ramadán, la Pascua y la Semana Santa aumente aún más las tensiones entre israelíes y palestinos.

Diez víctimas fueron trasladadas al Hospital Ichilov de Tel Aviv, tres de las cuales murieron posteriormente y cuatro se encontraban en estado crítico, según el hospital. Otros cinco resultaron heridos física o psicológicamente, según la policía.

El vídeo del lugar de los hechos mostraba a un hombre vestido con ropa oscura que se acercaba a una zona de asientos en el exterior del bar Ilka, en la calle Dizengoff, y luego abría fuego con lo que parecía ser una pistola antes de escapar.

El ataque desencadenó un caos surrealista en el corazón de la ciudad más cosmopolita de Israel, ya que la multitud corrió a refugiarse en los edificios de apartamentos cercanos, en los sótanos de los bares y en los ascensores, y algunos de ellos llamaron a las puertas de desconocidos para encontrar refugio. Muchos quedaron atrapados allí durante la noche.

En el caos, un hombre herido, Mark Malfeyev, dijo que inicialmente no se había dado cuenta de que estaba herido. Tras oír los disparos fuera del bar y ver cómo se rompía la ventana, empezó a correr en busca de un refugio, sin saber que le habían disparado por la espalda. «Entonces vi mucha sangre», dijo Malfeyev en un vídeo grabado desde su cama de hospital y difundido por Kan, la cadena pública israelí.

A continuación, los soldados, con todo el equipo de combate, corrieron por el centro de la ciudad en busca del sospechoso, muchos de ellos filmados en directo por periodistas que trotaban junto a ellos.

Los médicos que se encontraban en el lugar de los hechos dijeron que el suceso evocaba recuerdos de ataques pasados en Israel, incluida la ola de violencia que tuvo lugar entre 2000 y 2005, conocida como la segunda intifada palestina, en la que murieron al menos 1.000 israelíes y 3.000 palestinos.

«Ha sido así desde que nací», dijo Shragi Kirschenbaum, médico de United Hatzalah, un servicio médico de emergencia que atendió a las víctimas en el lugar de los hechos. «Tengo 37 años: no creo haber tenido un año sin una guerra o algún tipo de ataque terrorista».

Yisrael Weingarten, paramédico de Magen David Adom, otro grupo médico de emergencias, atendió a algunas de las víctimas, y dijo que fue testigo de «una gran conmoción en el lugar, con decenas de personas corriendo por las calles», y vio a seis personas «tendidas en la vereda».

El atentado del jueves se produjo diez días después de un ataque con armas de fuego en Bnei Brak, ciudad situada al este de Tel Aviv, en el que un atacante palestino mató a tres israelíes y dos ucranianos.

Ese episodio se produjo sólo dos días después de un ataque con armas de fuego en el que dos ciudadanos árabes de Israel, armados con pesadas armas automáticas, dispararon mortalmente a dos agentes de policía en Hadera, una ciudad costera del norte de Israel.

La cadena de ataques mortales comenzó el 22 de marzo, cuando un agresor apuñaló a tres personas y embistió a otra con su coche en una ciudad del sur de Israel, matando a los cuatro. Antes del asalto del 22 de marzo, también se habían producido otros dos ataques no letales con arma blanca en el espacio de una semana en Jerusalém.

La mayoría de los atentados de los últimos años se llevaron a cabo con cuchillos, por lo que el aumento del uso de armas de fuego preocupa especialmente a los funcionarios de seguridad, porque implica un nivel inusual de previsión y recursos.

En el momento del ataque, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, estaba visitando el cuartel general del ejército israelí en un distrito cercano de Tel Aviv, y fue informado allí de lo sucedido.

Los antecedentes de los últimos atacantes han sido variados. Tres de los atacantes son ciudadanos árabes de Israel que se cree que apoyan al Estado Islámico, el grupo extremista que no forma parte del movimiento nacionalista palestino. Dos tiradores en Tel Aviv y Bnei Brak eran palestinos de la zona de Jenin, en el norte de la Cisjordania ocupada.

Uno de ellos, el tirador de Tel Aviv, no tenía antecedentes de actividad militante, dijeron las autoridades israelíes. El tirador de Bnei Brak había cumplido anteriormente 30 meses en una cárcel israelí por conspiración para cometer homicidio y por lanzar objetos contra vehículos.

Ningún grupo militante palestino reivindicó la autoría de ninguno de los atentados, pero algunos grupos, como Hamás, el grupo terrorista con sede en la Franja de Gaza, los elogiaron y dijeron que eran una respuesta natural a la ocupación israelí. Israel ocupa Cisjordania desde 1967 y, junto con Egipto, mantiene el bloqueo de la Franja de Gaza desde 2007.

Aunque la Autoridad Palestina gestiona alrededor del 40% de Cisjordania, el ejército israelí sigue realizando movimientos diarios incluso en las zonas gestionadas por la autoridad, e Israel aplica un sistema de justicia de dos niveles en el territorio: uno para los colonos israelíes y otro para los palestinos.





Source link

Request your prayer!